Entrevista con Porter Anderson: "Parar a Amazon sería lo peor que le podría pasar a la industria editorial” | Letras Libres
artículo no publicado

Entrevista con Porter Anderson: "Parar a Amazon sería lo peor que le podría pasar a la industria editorial”

El experto en el sector del libro piensa que "la resistencia a Amazon ni es una estrategia comercial ni una mirada realista al mundo de la venta de libros en la actualidad".

Porter Anderson es una de las personas que más conoce el mundo editorial a nivel mundial. Es el redactor jefe de la revista Publishing Perspectives, una de las más importantes sobre la actualidad del sector, y hace unos días estuvo en Madrid para participar en los encuentros Readmagine, organizados en La Casa del Lector, para discutir sobre el futuro de la edición y la situación en cuanto al entorno digital. No se muestra apocalíptico, pero sí señala que el mundo del libro electrónico es imparable. Y que, frente al impulso de resistirse al imperio Amazon, es más rentable trabajar con él.

¿Debemos creer a aquellos que anuncian el fin de los libros impresos? ¿No es muy apocalíptico? Llevamos escuchándolo años y aún no ha sucedido.

Es muy poco probable que veamos un día en el que no haya libros impresos disponibles. Lo que es mucho más probable es la elección: los lectores tendrán la opción de elegir varios formatos, no solo entre papel y libros electrónicos, sino también con la oferta de audiolibros, etc. Sin embargo, creo que a algunos de la comunidad del periodismo editorial nos gustaría ver a más personas que también se den cuenta de una vez de que las alternativas tecnológicas ya están disponibles, de su conveniencia comparativa, menores gastos y capacidades ganan gradualmente a las formas más antiguas.

Por ejemplo, yo comencé mi carrera en periódicos y la edición impresa era todo lo que existía. El cambio a lo digital en el periodismo ha sido muy difícil, particularmente porque el contexto publicitario correspondiente no es tan lucrativo como lo fue en la forma impresa. Pero es imposible que incluso un periodista dedicado al periódico no admita que el alcance, la escala, la velocidad, el acceso y la facilidad con que ahora publicamos noticias digitalmente sean mucho más efectivos que los periódicos impresos.

A medida que nuestras culturas se sientan más cómodas con la lectura digital en todas sus formas, creo que la impresión se volverá cada vez menos central. Estoy hablando de una transición de, digamos, 20 años. Incluso diría que dentro de unos 10 años comenzaremos a ver con bastante claridad el equilibrio con las formas digitales. No obstante, lo que siempre será importante es el relato. Es mucho más importante para la lectura y la literatura que el formato en el que obtenemos la historia.

Pero, al menos en España, la lectura en libros digitales se ha estancado. La facturación no pasa del 5% anual. ¿A qué cree que se debe? ¿Es todavía porque los editores no impulsan el libro digital?

Hace poco escuché algunos datos de nuestro buen colega Javier Celaya (Dosdoce.com), quien nos dijo en Nueva York, cuando coincidimos en una mesa redonda de BookExpo, que ha habido un repunte de los libros electrónicos en España como resultado de la crisis financiera. Los lectores se dieron cuenta de que los libros electrónicos cuestan menos que los impresos.

En los mercados con más penetración de los libros electrónicos como Estados Unidos o Reino Unido somos conscientes de que la gran mayoría de los libros electrónicos los venden minoristas en línea, liderados por Amazon. Sin embargo, debido a que no se informa de una gran parte de esas ventas, no podemos decir cuántos ebooks vende la industria cada año. Al igual que con cualquier tecnología, siempre hay una nivelación cuando los usuarios más activos (los “early adopters”) se sienten cómodos y alcanzan la cantidad correcta de consumo por sí mismos. Y en este punto es tentador decir que una nueva tecnología se está desvaneciendo o perdiendo fuerza.

Pero generalmente es la curva de crecimiento la que se ha estabilizado, no el uso real. Los lectores de ebooks y los fanáticos de otros medios digitales continuarán abrazándolos. Porque lo que no va a ocurrir es que tiren sus dispositivos digitales y comiencen a llenar sus casas con libros físicos otra vez. Tampoco los usuarios de teléfonos móviles van a usar teléfonos con cables y diales rotativos de nuevo. En resumen, los libros electrónicos y otras formas digitales de lectura están haciendo exactamente lo que deberían hacer en el mercado a medida que los consumidores se familiarizan con ellos.

Y los editores que sientan que “lo digital ya está hecho” simplemente están cometiendo un error que deberán corregir en el futuro.

En Estados Unidos hay un gran debate sobre el papel de Amazon como monopolio. ¿Es imposible parar a Amazon y aumentar la competitividad?

“Parar a Amazon” sería lo peor que podría pasar. Amazon ha vendido y está vendiendo más libros que cualquier otra entidad minorista en la historia. Debido a que es un minorista general, simplemente está funcionando a una escala diferente a la de cualquier otro minorista de libros. Y debido a que es una de las principales compañías de tecnología, es capaz de brindar una destreza digital y llegar a la literatura de una forma que nuestra industria nunca pudo.

Dicho esto, su dominio del mercado es preocupante y significará durante muchos años que los editores y los autores tendrán que trabajar para encontrar las formas más viables de prosperar junto con esta fuerza minorista. La compañía necesita productos para vender, por supuesto, eso no cambiará. Pero es claramente mejor considerar a Amazon por su potencial para distribuir muchísimos libros a muchísimos lectores y buscar formas amistosas y rentables de trabajar juntos. La “resistencia a Amazon” ni es una estrategia comercial ni una mirada realista al mundo de la venta de libros en la actualidad. Ver a Seattle como el hogar de una fuerza malévola solo ralentiza la capacidad de los editores para progresar.

Por otro lado, estamos observando el crecimiento en la concentración de empresas editoriales. En España tenemos dos grandes grupos, varias editoriales medianas y muchos editores independientes. ¿Influye esta concentración en lo que leemos?

Sí, hay una mayor búsqueda de la rentabilidad de la literatura. Esta es la forma del capitalismo moderno y, hasta cierto punto, esto puede significar un inventario restringido para leer, pero eso no es un problema hoy en día. Actualmente hay demasiados libros y la publicación se ha vuelto tan fácil que muchas personas y conjuntos pueden participar para asegurarse de que exista la gama más amplia de producción literaria. Estamos dejando atrás la época en que los editores establecen la agenda. Ahora están aprendiendo a escuchar a los consumidores y elegir contenido según lo que desean los lectores. Esto es saludable.

¿Y vamos hacia una mayor concentración en la industria editorial?

Probablemente, no. Una vez más, la diversificación, no solo en el contenido sino en los modelos comerciales, está ampliando la publicación y haciendo que haya más cosas disponibles. La publicación es un centro de ganancias relativamente pequeño entre las corrientes y canales económicos mundiales, por lo que la adquisición de empresas editoriales para obtener ganancias financieras será menos lógica para muchas compañías. Creo que veremos una mayor consolidación dentro de la industria pero habrá menos interés por parte de otro tipo de empresas de entrar en este negocio.

Por último, en EEUU hay unos 50 millones de hispanohablantes. ¿Por qué, sin embargo, no crece la edición en español? ¿Cree que será un fenómeno en los próximos años?

Estados Unidos está inmerso en una profunda reevaluación de sí mismo como cultura y como actor en el escenario mundial. Esto recibe el impulso de las crisis políticas precipitadas por la administración Trump, una situación política que no se ha dado nunca en la historia de nuestra nación. Pero, si bien hay aspectos sumamente preocupantes de esto, muchos de los cuales tienen que ver con la naturaleza esencial de los Estados como una democracia multicultural, el dilema de Trump es temporal, a diferencia, por ejemplo, del Brexit en el Reino Unido, que será permanente en sus efectos.

Una de las cosas que la experiencia está poniendo de relieve para muchos es la importancia y las oportunidades de nuestra diversidad. He dicho durante mucho tiempo que nuestros editores necesitan entender y servir a la población estadounidense de habla hispana. Espero que a medida que exploremos aún más la amplitud de la personalidad estadounidense, los editores creen ediciones en español de sus propias ofertas para el mercado, así como también para la exportación y para otros idiomas. El potencial de recaudación es muy atractivo. Y creo que a medida que avancemos en esta época difícil encontraremos a los editores más en sintonía con la multiplicidad de lectores.

Related notes block