Sergio Chejfec | Letras Libres
artículo no publicado
  • Los escritores han convertido en personajes a sus mascotas porque también desean preservarlos como espectadores. Es una manera de sentirse a salvo de la soledad definitiva.