Samm Sacks | Letras Libres
artículo no publicado
  • El mito de que China, gracias a su acceso irrestricto a datos, lleva ventaja en la carrera de las tecnologías de inteligencia artificial, alimenta la idea de que una legislación que proteja la privacidad podría frenar a las empresas estadounidenses.