Roberto García Bonilla | Letras Libres
artículo no publicado
  • Rulfo era una persona asombrada de sí misma, incapaz de reconocerse en el escritor que todo el mundo elogiaba. Desde la comprensión que otorga la cercanía, Vicente Rojo dibuja la cotidianidad y el temperamento del autor de Pedro Páramo.
  • “Mi generación no me comprendió”, aseveró en una ocasión Rulfo. Este ensayo revisa cómo ha cambiado nuestra lectura de su obra: del momento en que era una joven promesa a su actual condición de clásico.