Raquel García Lozano | Letras Libres
artículo no publicado
  • La traductora de Amos Oz al castellano reflexiona en torno a una obra escrita en una lengua enraizada en la tradición bíblica, talmúdica y medieval, que es al mismo tiempo un retrato de la vida cotidiana de la sociedad israelí de los últimos cincuenta años.