Pablo Stefanoni | Letras Libres
artículo no publicado
  • La situación económica y un favorable acomodo de fuerzas dentro del peronismo le permitieron a Alberto Fernández ganar las elecciones presidenciales en Argentina. Esos mismos factores serán cruciales para determinar el rumbo de su gobierno.
  • Tras catorce años de holgados triunfos, el aura del presidente boliviano parece erosionada. El próximo 20 de octubre enfrentará a una oposición dividida, que podría fortalecerse si las protestas que han estallado en algunas provincias sirven de acicate al voto en contra del mandatario.