Óscar Martínez | Letras Libres
artículo no publicado
  • Los niños centroamericanos deben atravesar un infierno para llegar a Estados Unidos. A veces cuesta entender cómo alguien puede afrontar, o hacer que sus hijos afronten, ese peligro. Hay una razón: el miedo a la muerte.
  • Los niños centroamericanos deben atravesar un infierno para llegar a Estados Unidos. A veces cuesta entender cómo alguien puede afrontar, o hacer que sus hijos afronten, ese peligro. Hay una razón: el miedo a la muerte.
  • García Márquez fue un narrador fuera de serie. Enrigue explica por qué sus novelas estaban destinadas a perdurar; Krauze recuerda que puso su prestigio al servicio de las dictaduras; Martínez añade que lo mejor de su obra periodística se encuentra en la escuela que creó para formar periodistas incómodos al poder.
  • Una temporada en el infierno. Así podría definirse el recorrido de los migrantes centroamericanos por México. Aquí son asaltados, secuestrados, vejados, torturados, violados y asesinados, según nos cuenta Óscar Martínez. Y no solo por bandas criminales, no solo por los Zetas, quienes dominan la frontera sur: las autoridades migratorias –policías y militares– participan también, por acción u omisión, en ese festín desalmado. ¿Puede decirse que en la frontera hay un Estado ausente? No, lo que hay es un Estado cómplice del horror.