Mauricio González Lara | Letras Libres
artículo no publicado
  • Contra todos los pronósticos, la estrella de Eddie Murphy ha vuelto a brillar gracias a una de las comedias más disfrutables de 2019.
  • Ha puesto su trabajo al servicio de las historias y no del lucimiento personal. Prueba de ello es The Irishman, de Scorsese, que lo confirma como uno de los grandes fotógrafos de la actualidad.
  • La segunda temporada de Mindhunter antepone el desasosiego a la espectacularidad operística que suele caracterizar a los thrillers sobre asesinos en serie.
  • El rito iniciático de “matar al padre” es el tema central de Succession, serie que narra la historia de un imperio de medios de corte familiar en peligro de desaparecer. * Este texto contiene detalles de la trama.
  • Gloriosamente fallida, la nueva serie de Nicolas Winding Refn es un trabajo condenado a ser malentendido por una crítica que sólo recomienda obras convencionales y “perfectas”.
  • La segunda temporada de esta aclamada serie está plagada de problemas: el principal es el personaje interpretado por Meryl Streep, que con una exasperante colección de estudiados tics faciales termina por ahogar el espíritu de este.
  • Más que un relato sobre una tragedia pasada, Chernobyl, la miniserie de HBO, es la primera gran serie televisiva sobre los efectos de la posverdad.
  • La tensión entre el personaje de Phoebe Waller-Bridge y la audiencia alcanza un punto límite en la segunda temporada de Fleabag.
  • La muerte de Agnès Varda obliga a revisitar su filmografía. Este texto propone empezar por La felicidad, quizá su manzana más envenenada.