José de la Colina | Letras Libres
artículo no publicado
  • La misteriosa e inolvidable imagen se titula El ensueño y la tomó Manuel Álvarez Bravo, artista fotógrafo que recién había cumplido 29 años y ya era un incipiente maestro en el arte de hacer atinadamente clic.
  • Una historia de dos solteros, tímidos, que una noche supieron uno de la otra y una del otro gracias a que cada uno tenía una laptop con internet.
  • A la recherche du temps perdu pareciera haber comenzado la narración antes de la primera página y continuarla después de la última, desarrollándose infinitamente de ida y vuelta como una cinta de Moebius.
  • Aunque la crítica anglosajona considera a Lovecraft un autor de tercer orden, lo cierto es que poseía refinados recursos para el juego literario.
  • New York Movie insinúa un íntimo, pequeño y a la vez hondo relato de algunos personajes solos, insomnes, en espera de un alba cruel que a la ciudad de millones de atareadas soledades traerán el tumulto y el ruido cotidianos.
  • Supe de la frase Ad Lunæ Sororem gracias a un muy poco conocido soneto de un poeta, novelista, dramaturgo, aviador y político (fascista): Gabriele d’Annunzio.
  • La muerte de Franco fue para los refugiados un día triste. El noble, heroico exilio, se volvía anécdota, historia pasada. No había habido justicia histórica ni justicia inmanente ni justicia a secas.
  • Arte de fantasmas, el cine es también un continuo y cambiante álbum en el que astros y estrellas pasan al olvido o se inmortalizan en alguna mitología. Aquí, cinco estampas de un álbum en preparación.
  • Fabricado como instrumento de trabajo para las lecciones de anatomía, el Cavalier de Fragonard se convirtió en una imagen más sobrecogedora que ningún cuadro o grabado alegóricos.