John Keane | Letras Libres
artículo no publicado
  • Las medidas que toman los gobiernos para afrontar la pandemia pueden poner en peligro las libertades. Vigilar al poder es un requisito indispensable para evitar que el despotismo se convierta en la nueva normalidad.
  • Los incendios que desde septiembre devastan el territorio australiano son algo más que un “desastre natural”: ilustran un fracaso democrático. Las desgracias ecológicas se multiplican cuando el escrutinio ciudadano disminuye.
  • A pesar de que la inteligencia artificial y la robótica se encuentran en una fase temprana, sus efectos son amplios y su presencia en la vida cotidiana es cada vez mayor. El debate se ha centrado en cómo la tecnología nos deshumaniza o transforma el trabajo, pero hay todavía pendiente una importante discusión sobre la democracia.