Iñaki Ellakuría | Letras Libres
artículo no publicado
  • Sin esperar siquiera a la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del golpe posmoderno de otoño de 2017, el separatismo catalán se ha situado fuera del terreno de juego democrático.
  • El fervor inicial que produjo la candidatura del ex primer ministro francés ha dado paso a una indiferencia. La burguesía barcelonesa se lamentará tras las municipales de haber dejado la ciudad en manos del independentismo, declarado o no.
  • La herida por la cuestión catalana condena a España a la inestabilidad y la discusión identitaria permanente.
  • Cada pequeño acuerdo bilateral entre el gobierno y la Generalitat acaba frustrado por el sectarismo de Quim Torra, que es un activista fiel a Puigdemont.
  • La heterodoxa internacional populista, que tiene en Trump su principal exponente y mentor, ha entrado ya en la política española con doce diputados en el Parlamento andaluz.
  • ¿Va el liberalismo a renunciar a comprender las razones del voto antisistema e intentar seducir a una parte de sus conciudadanos?
  • Pablo Iglesias se ha autoelegido como "delegado del Gobierno" para negociar con Oriol Junqueras en la cárcel, otro ejemplo de la fallida estrategia de Podemos en Cataluña.
  • La presentación de la candidatura del ex primer ministro francés a la alcaldía de Barcelona ha creado expectación, pero tendrá muy complicado unir a las fuerzas antiindependentistas.
  • Pocos de los analistas que le dan vueltas al puzzle catalán piensan que haya una solución a corto plazo: la fractura es honda y la convivencia está rota.