Greg Miller | Letras Libres
artículo no publicado
  • Las teorías de la conspiración parecen imposibles de eliminar porque satisfacen necesidades psicológicas básicas, como el deseo de control y la pertenencia a un grupo. Si no podemos erradicarlas, ¿cómo deberíamos hacerles frente?