Gonzalo Monroy | Letras Libres
artículo no publicado
  • En la lógica del presidente, la crisis energética se reduce a la falta de inversión en las empresas estatales. Por ello, todas las respuestas que ofrece terminan siendo una variante de una única respuesta: más dinero, más inversión pública.