Gerardo Fernández Fe | Letras Libres
artículo no publicado
  • Para la escritora estadounidense, Cuba no fue el espejismo de rebeldía que fue para otros autores de su generación. Pero sí se sintió atraída por Miami, la calcomanía tuneada y opción distópica de la capital isleña.