Gerardo Fernández Fe | Letras Libres
artículo no publicado
  • En 1970, Ernesto Cardenal visitó Cuba y plasmó sus impresiones en un libro que nunca se imprimió en la isla. Era el testimonio incómodo de un simpatizante de la Revolución.
  • “Cuesta más escribir ‘yo’ que leerlo”, escribió Roland Barthes, quien no tenía el don tan actual de ser autorreferencial en sus textos críticos. Pero algunas pistas dejó a lo largo de su obra.
  • Cincuenta años después, la historia de las Unidades Militares de Ayuda a la Producción cubanas, con su saldo de torturas, suicidios e internamientos psiquiátricos para centenas de homosexuales que pasaron por ahí, sigue siendo objeto de negacionismo.
  • ¿Qué provecho busca la gente que sube a una azotea para mirar el fuego de los bombardeos? Cuando se trata de la búsqueda sempiterna del provecho personal, siguiendo a Trías, nada de lo inhumano debería sernos ajeno.

  • Para la escritora estadounidense, Cuba no fue el espejismo de rebeldía que fue para otros autores de su generación. Pero sí se sintió atraída por Miami, la calcomanía tuneada y opción distópica de la capital isleña.