Gabriel Zaid | Letras Libres
artículo no publicado
  • Garantizar la seguridad de la población no es uno de los servicios del Estado, es su razón de ser. Si no hay seguridad, no hay Estado.
  • El origen de los zuñis es incierto, en parte por su singularidad lingüística, difícil de explicar. Su lengua no está relacionada con ninguna otra indígena.
  • La incertidumbre creada por los hechos y dichos del presidente López Obrador ha tenido un efecto inesperado: el peso fuerte. No es tan difícil de explicar.
  • A la banca, el fisco, la policía y Gobernación les parece ideal bancarizar a todos. No a los millones de mexicanos que perderían con eso.
  • Cada vez hay menos estaciones dedicadas a la buena música en la radio pública. Recuperar esa tradición –con contenido disponible en internet– sería un gran servicio para la cultura mexicana.
  • Hay unos miles de kikapúes en reservas de Estados Unidos y en El Nacimiento, una localidad de Coahuila. Se ha escrito mucho de ellos, pero se han preservado muy pocas canciones.
  • Para combatir la corrupción, dice Gabriel Zaid en su libro El poder corrompe, hay que centrarse en los frentes más visibles y con efecto multiplicador.
  • Cuatro de las figuras más importantes de la cultura mexicana del siglo XX –Rulfo, Arreola, Chumacero y Martínez– se desarrollaron fuera del ámbito académico. No necesitaron títulos universitarios para realizar una labor editorial invaluable.