Enrique Krauze | Letras Libres
artículo no publicado
  • Los mexicanos tenemos una deuda histórica con el movimiento estudiantil de 1968. En gran medida, le debemos nuestras libertades. Por eso es de celebrar que la televisión privada y la oficial ofrezcan series y documentales de alto nivel profesional sobre diversos aspectos del movimiento.
  • ¿Cómo conmemorar el 2 de octubre? Por un lado, aportando a las nuevas generaciones la verdad histórica y debatiendo sobre los hechos y su legado. Pero hay deudas por saldar. Tenemos el deber de poner nombre y apellido a los héroes del movimiento, hoy olvidados.
  • La batalla democrática que muchos libramos durante las tres décadas finales del siglo XX tuvo dos valores cardinales: la pluralidad y la libertad.
  • Si las generaciones jóvenes desconocen la historia de la batalla que precedió a la difícil construcción democrática de este siglo, carecerán de la perspectiva para comprender el presente; y sin esa memoria, la democracia puede desvirtuar su naturaleza plural y olvidar su vínculo con la libertad.
  • En memoria de Marie José Paz, fallecida recientemente.
  • La clave de civilidad la tiene el presidente: en la medida en que concentra la mayor responsabilidad pública, debe mostrar la mayor tolerancia a la crítica.
  • Hay que celebrar la inocente comunión del futbol porque nos recuerda fugazmente que somos un nosotros.
  • López Obrador ya pasó a la historia como el gran líder social de la era moderna en México. Para pasar a la historia como presidente, tendría que adoptar los valores liberales que ha negado a lo largo de su vida.