Eduardo Higuera Bonfil | Letras Libres
artículo no publicado
  • La sequía de propuestas de todos los partidos hizo añorar tiempos en que se proponían cosas concretas, por mediocres que fueran.
  • Hacer política con base en amenazas, buscando volver a la ley irrelevante, o sujetarla a los apetitos y caprichos políticos de cada candidato, da al traste con un proceso electoral ya de por sí polarizado.
  • Los llamados a ejercer un voto útil en favor de una oposición unida en bloque, representada por candidaturas desprestigiadas ante el imaginario colectivo, pueden resultar contraproducentes y reforzar la narrativa que se ha fomentado desde el gobierno.