Daron Acemoglu | Letras Libres
artículo no publicado
  • Las instituciones estadounidenses no están diseñadas para resistir a un presidente autoritario. La vigilancia y las protestas de la sociedad civil serán imprescindibles para preservar la calidad de la democracia.