Cristian Vázquez | Letras Libres
artículo no publicado
  • A tres décadas de la caída del muro, algunos apuntes sobre Berlín, la reencarnación actual de la ciudad que fue el epicentro de algunos de los episodios más dramáticos del siglo XX.
  • Nadie es perfecto: todos cometemos errores al hablar, al escribir, al editar libros. A tal punto que existe la leyenda de Titivillus, un demonio que sería el culpable de nuestras distracciones y equivocaciones. Algunos apuntes sobre las erratas, sus consecuencias y el valor de ser indulgentes.
  • ¿Cómo surgen los títulos de los libros, de las novelas, de los cuentos? ¿Qué debería tener un título perfecto? Algunas reflexiones en torno a las frases que funcionan como carta de presentación de los textos.
  • Algunas reflexiones en torno a las solapas de los libros, esos pedazos extra de papel surgidos por la necesidad de dar solidez a las ediciones en rústica y que editores, autores y lectores aprovechan como buenamente pueden.

  • Se suele decir como un piropo que si tal cosa o tal persona no existiera “habría que inventarla”. Pero ¿qué cosas, de verdad, se inventarían si no existieran? En un sentido, es eso lo que hacemos todo el tiempo: tratar de crear los libros, las canciones, el arte que un mundo ideal debería incluir.

  • La casa con la que Julio Cortázar mantuvo un vínculo más extenso a lo largo de los años está en el barrio de Agronomía, en la ciudad de Buenos Aires. Allí permanece una biblioteca que fue suya y a la que incluso le dedicó un poema. De alguna manera, también el fantasma del autor de Rayuela sigue habitando el lugar.
  • La firma de puño y letra del autor dota al libro de un aura especial, lo hace un ejemplar único. En un sentido es una trivialidad, pero también puede ser una muestra de afecto y dar lugar a curiosas historias.
  • A 120 años del nacimiento de Jorge Luis Borges, una visita a El hacedor, su libro más personal y quizás el más indicado para que se introduzcan en el universo borgeano quienes no saben por dónde empezar o quienes desistieron tras algún intento frustrado.
  • Ser el único espectador de una conferencia, una obra de teatro o la presentación de un libro es una situación incómoda tanto para expositores o artistas como para el unipersonal público. En este texto, algunas escenas de la ficción y de la realidad y algunos apuntes sobre tan particular circunstancia.