Christopher Domínguez Michael | Letras Libres
artículo no publicado
  • Antes de su deceso en 2013, el llamado “papa de la literatura alemana” tuvo una muerte ficticia a manos del novelista Martin Walser. La controversia que suscitó este hecho retrata a una sociedad que busca asimilar su culpa histórica.
  • Encerrada sobre su altiplano central, la literatura mexicana era solemne, clasicista, conservadora y poco amiga de las novedades. ¿Qué atrajo entonces a un revolucionario como el cubano Severo Sarduy?
  • En Paseos por Roma, y particularmente en su crónica del cónclave papal de 1829, Stendhal ensaya todo lo que habría de ser su literatura: una una recopilación hecha de préstamos y extractos cuya apariencia daba la ilusión de decirlo todo.
  • La crónica que hiciese Stendhal del cónclave de 1829 en que fue electo papa Pío VIII tiene mucha miga, aunque hay que reconocer que se voló la nota.
  • Esta crónica de Stendhal acerca del cónclave donde fue electo Pío VIII, en 1829, subraya la relativa y asombrosa inmovilidad del papado.
  • Aunque el comunismo chino fue un régimen genocida, recibió por muchos años la bendición de la intelectualidad occidental. A contracorriente, Simon Leys denunció sus crímenes para revelar una verdad que en su momento parecía impronunciable.
  • Sarduy y Paz, el cubano y el mexicano, el hierático y el tropicoso. Quizá ninguno de los discípulos de Paz sacó tanto provecho de la India paziana, como Sarduy, como lo demuestran todos y cada uno de sus textos indios.
  • Exiliado en Francia, Severo Sarduy no renunció a su lengua española y la continuó escribiendo en sus novelas de reputación indescifrable, en sus poemas eróticos, y en sus sorprendentes ensayos científicos y religiosos.