Christopher Domínguez Michael | Letras Libres
artículo no publicado
  • Exiliado en Francia, Severo Sarduy no renunció a su lengua española y la continuó escribiendo en sus novelas de reputación indescifrable, en sus poemas eróticos, y en sus sorprendentes ensayos científicos y religiosos.
  • En esta novela solo hay dos personajes, la madre y la hija, el odio y el odio. Todo lo demás es literatura fantástica.
  • Con frecuencia los menos atractivos de los libros son aquellos firmados por muchos autores porque en realidad no fueron escritos por nadie. No es el caso, en verdad, de Una temporada de paraíso.
  • Implacable polemista, la muerte de Kierkegaard, el 11 de noviembre de 1855, fue un verdadero alivio para sus paralizados enemigos, a los cuales no les quedó sino el infundio, el libelo, la difamación.
  • Una obra que ordena cronológicamente todos los poemas, incluyendo los inéditos o los publicados alguna vez y olvidados, del poeta chileno.
  • Una sucesión de pasajes y retratos escritos por Sergio Pitol con la idea de componer un diccionario capaz de organizar y de desordenar una de las lecciones de amor más naturales y profundas, suscitado entre nosotros por la literatura moderna.
  • Los temas de los cuentos de Maupassant servirían para hacer el catálogo de la vida cotidiana, la real y la fantástica, del hombre y de las mujeres en el siglo XIX.
  • A los clásicos los ayuda el cine, la televisión, el libro electrónico o su consulta en la red, pero la legitimidad que les da su impresión foránea, leídos y editados por lectores ajenos o distantes, sigue siendo decisiva.
  • Un Estado como el mexicano está para algo más que subsidiar a los más pobres. Está para cuidar la alta cultura y ponerla a disposición del mayor número posible de ciudadanos.