Catalina Ruiz-Navarro | Letras Libres
artículo no publicado
  • Las redes sociales pasaron de ser un espacio inusitado para la opinión pública a ser un terreno fértil para el linchamiento. En tiempos de las turbas “justicieras” es urgente entender los alcances de las palabras en la era digital.
  • Las interacciones en redes sociales nos muestran que la distinción entre lo bueno y lo malo no se fundamenta exclusivamente en la deliberación racional, y que los juicios morales no son absolutos ni universales.