Bárbara Mingo Costales | Letras Libres
artículo no publicado
  • La Filmoteca Nacional y el Círculo de Bellas Artes dedican un ciclo a las películas experimentales y contemplativas del director francés.
  • Me pregunto cómo combinar esto, esta inmersión en el mundo, con la separación del mundo que considero que hace falta para vivir. Y todo es algo que pasa a mi alrededor y también dentro de mí, pero esta época ha traído demasiada contemplación y creo que va sonando la hora de la acción.
  • La novela de John H. Hailey mezcla elementos de las historias de aventuras con otros más folletinescos para recordar un capítulo de la historia. Esta superposición de géneros es su encanto.
  • No podemos viajar y recordamos y deseamos volver a sitios. A menudo las emociones que producen las ciudades en nosotros obedecen a un vínculo irracional que solo se puede comprender a través de un poema.
  • Los escritores estadounidenses se tienen que enfrentar a la sobreabundancia. Hay de todo en cantidades ingentes y todo es muy grande. Los árboles, las autopistas, las ciudades, incluso el vacío.
  • En primavera éramos samuráis, expuestos a una gran tensión. Ahora monjes zen expuestos a una gran extensión.
  • El libro de Jean-Baptiste del Amo y Karine Daisay inaugura la colección de libro ilustrado infantil y juvenil de Cabaret Voltaire. No es pueril ni mucho menos pedagógico.
  • La enseñanza es como en un baile mágico que, cuando se ejecuta bien, despierta potencias dormidas. El profesor, funcionario chamán, despierta con su coreografía algo que estaba latente.
  • Quizá sea ahora un buen momento, aunque solo sea porque no hay otra cosa que hacer y porque esa evidencia es nuestra única certeza, de buscar la satisfacción en ser cada cual, con nuestra potencia y nuestro rango único de percepción del mundo.