Aurora Nacarino-Brabo | Letras Libres
artículo no publicado
  • Ningún partido que defienda a los débiles debería dar la espalda a las prostitutas, pero el PSOE se ha negado a escucharlas.
  • Las clases trabajadoras, atraídas por los partidos de ultraderecha, han comenzado a abandonar a la izquierda en muchos lugares de Europa.
  • Para defender la democracia liberal, la socialdemocracia, el conservadurismo constitucional y el liberalismo progresista no pueden llamarse enemigos.
  • Retuerta tiene 60 habitantes censados, siete por kilómetro cuadrado. Allí está la casa de piedra y adobe, levantada en 1870, lugar de partida y de regreso de todas las excursiones.
  • 40 años después su aprobación, la Constitución española no reúne los apoyos que tuvo en 1978.
  • El feminismo radical hará bien en no fiarlo todo al relato, y seguir proponiendo cambios en la estructura económica. El trabajo todavía importa.
  • La construcción nacional durante el siglo XIX fue imposible por las consecuencias de la Guerra de Independencia. Después del Golpe de Estado a la Segunda República y la Guerra Civil, en el XX la dictadura persiguió la identificación de la nación con el régimen.
  • Los partidos recurren cada vez más a los jueces para resolver problemas de naturaleza política.
  • La moción de censura ha permitido a Pedro Sánchez realizar la transición desde la vieja socialdemocracia a la nueva izquierda, una muy mala noticia para Podemos.