Aline Zunzunegui | Letras Libres
artículo no publicado
  • La iniciativa Sin Voto No Hay Dinero, que pretende reducir el financiamiento de los partidos políticos, retoma de forma encomiable ciertas demandas ciudadanas. Sin embargo, puede fomentar el abstencionismo como medio de interlocución entre los votantes y los partidos.