Alberto Fernández | Letras Libres
artículo no publicado
  • La reconstrucción del Estado mexicano no vendrá de un actor encumbrado en el poder con base en la fe de sus seguidores y con serios problemas para aceptar la crítica.
  • En realidad una cosa es que los delincuentes actúen con la “anuencia, la protección y la complicidad del estado”, y otra cosa distinta es que "sean" el Estado.
  • El relato plano del “crimen de Estado”, del “régimen”, del “sistema” o de cualquier otra entelequia, en el caso de los crímenes de Iguala, es la mejor forma de evitar que se haga justicia. 
  • A principios de los sesenta, Revueltas observó un gran contingente revolucionario carente de dirección. Cincuenta años más tarde la imagen se ha invertido: el liderazgo de izquierda existe, pero no encuentra a quién movilizar.
  • ¿Hasta qué punto los jóvenes pueden ser partícipes de las transformaciones necesarias para evitar que sus instituciones sean fábricas de profesionistas uniformemente desempleados?
  • El factor más influyente en nuestra amnesia hacia los kurdos es la ausencia del Kurdistán en el discurso anticolonialista global.
  • Con la organización del Segundo Informe, las escenografías históricas del PRI están instaladas de vuelta. Lo curioso es la manera tan natural en la que se ha desarrollado la restauración visual del poder del presidente.
  • Algunas situaciones de tensión en Estados Unidos y en México comparten la misma incapacidad para procesar la individualidad; la posibilidad de ser tomado siempre por uno mismo y nunca por una imagen preconcebida.
  • Los guatemaltecos no son más una sociedad de castas petrificada en el tiempo, ni esa indefensa masa que solo podía vincularse con el mundo a través de la intervención de las ONGs internacionales.