Alberto Fernández | Letras Libres
artículo no publicado
  • Los habitantes de los pueblos gemelos de Baarle-Hertog (belga) y Baarle-Nassau (holandés) cruzan fronteras en cada calle. De forma análoga, si un gobierno crea divisiones al interior de una sociedad, lo más subversivo que esta puede hacer es ignorarlas. 
  • Según encuestas, la mayoría de los millennials le darán su voto al candidato de Juntos Haremos Historia. ¿Por qué una generación hipertecnológica y conectada se vuelca en torno a un candidato cuyas visiones sobre ciertos temas son anticuadas?
  • Lo que más define la relación del tabasqueño con la iniciativa privada es la dicotomía entre empresarios "buenos" y empresarios "malvados". Por ello, es difícil anticipar los contornos de la política económica que seguirá en caso de llegar a la presidencia. 
  • La visión de Andrés Manuel López Obrador sobre las relaciones internacionales es conocida y no ha variado en doce años. Fue claro desde el primer minuto del debate que moverlo de ese parapeto iba a ser un enorme reto. 
  • El combate a la corrupción es el tema principal de este ciclo electoral, y por eso el candidato puntero en las encuestas lo ha puesto en el centro de su programa. Pero ese combate no debe ser una excusa para la ambigüedad ideológica. 
  • Ningún proyecto político es perfectamente coherente en su lógica interna. Todos exigen en algún momento, y en mayor o menor medida, una suspensión parcial de la razón y una dosis de fe.
  • Los debates pueden ser una sucesión de llaves bien aplicadas para desconcertar al rival y enardecer a los seguidores fieles, y también un escaparate de las mejores propuestas para quienes aún no deciden el sentido de su voto. Todos los espectadores deben tener un lugar.
  • Entre nosotros aún no se ha producido el colapso casi total del debate público como instrumento para contrastar ideas y dilucidar la realidad. Pero ya hay señales de una apuesta demagógica a nuestra credulidad.