Alberto Fernández | Letras Libres
artículo no publicado
  • Alexia Imaz ha sido doblemente victimizada: primero por un delincuente embriagado de poder. En segundo lugar, por la primacía de los intereses políticos sobre la impartición de justicia.
  • El reto para los movimientos sociales juveniles después del #YoSoy132 es hacia el futuro: ¿Cómo ir construyendo una cultura de la tolerancia que aísle y minimice los efectos perniciosos de las sectas caníbales de la izquierda?
  • Siempre es redituable insinuar la presencia de Masiosare, ese extraño enemigo, para ganarse simpatías chauvinistas. 
  • Sin libertad sindical, la organización independiente de los trabajadores enfrente un futuro más que incierto, sobre todo ahora que empieza a haber signos de una recomposición de las viejas centrales oficiales en torno al nuevo gobierno. Retomar la lucha por la libertad sindical no es solo una opción estratégica, es un asunto de supervivencia
  • El rechazo a las cuotas fue tan exitoso porque reivindicaba una función de la universidad que le proporciona una gran legitimidad. La universidad pública y gratuita es, por sobre todas las cosas, un factor de movilidad social.
  • Estados Unidos está lleno de armas porque hay mucha gente obteniendo enormes utilidades por su producción y venta. 
  • Reprimir puede ser un delito, pero no necesariamente lo es, y es una responsabilidad básica de activistas y dirigentes sociales conocer la diferencia.
  • La necrocracia revolucionaria es el régimen político en el que el poder permanece en manos del dirigente que instauró el régimen revolucionario tras su muerte
  • Los crímenes de la dictadura no fueron una obra de sicópatas, sino una táctica deliberada para romper la resistencia obrera y popular e implantar un modelo de acumulación de la riqueza que continuó durante la democracia.