Aharon Appelfeld | Letras Libres
artículo no publicado
  • Las cafeterías de Jerusalén, llenas del sonido de las voces inmigrantes, alimentaron la imaginación de un joven Appelfeld que intentaba llegar a un mundo nuevo a través de la escritura.