Dehiscencia plena

Noviembre 2012 | Tags:

para C.

 

Tal si una flor a punto

–Belleza–

       la esperara

para estallar en danza al viento

 

y componer del Ave

el primer arquetipo

 

y un símbolo de siempre:

                                       ¡colibrí! ~

Comentar ›

Comentarios (2)

Mostrando 2 comentarios.

Es una delicia leer a Jose Luis, cuando lo lei por primera vez tenia 14 anios, tuve en mis manos sus manuscritos, no me imagine que llegaria a ser un poeta tan reconocido, gracias por permitirnos disfrutarlo!! Ahh y si pueden saludenlo de mi parte, ojala me recuerde.

Me llama la atención el parecido que guarda este poema con otro, también muy breve, de Alberto Blanco:

 

EL COLIBRI

 

Fugacidad

de las piedras preciosas

!el colibrí!

 

Claro, uno habla de la fugacidad de lo bello y el otro de "un símbolo de siempre", pero ambos eligen como remate de sus poemas el uso de un sustantivo a manera de interjección retórica y artificial. Dan ganas de recuperar esa mínima capacidad de asombro pero en estos tiempos mexicanos cómo... El poema de Blanco fue escrito (o publicado) hará unos veinte años (El libro de los pájaros, Ediciones Toledo) y el de Rivas... pues está fresquecito. Dice Borges que al tiempo "le agradan las variantes, las repeticiones, las simetrías", pero yo no acabo de entender cómo se puede estar tan incomunicado en el medio literario mexicano. Que José Luis Rivas, traductor infatigable -Eliot, Perse, Thomas, Shakespeare- llegue a ser por momentos el epígono de un buen poeta contemporaneo suyo -aunque de ese modo se le dé continuidad a La Trama- es como para ponerse a llorar.

Y si menciono al Rivas traductor, en menoscabo momentáneo del poeta, es para recalcar lo más obvio: que hay de influencias a influencias...

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación