Tertulia en el Igueldo

Mesa compuesta por Miguel Aguilar, Iñaki Ellakuría, Andreu Jaume, Marc López Plana, Àlex Oliver, Malcolm Otero, Javier Ozón y Daniel Tercero

Ocho jóvenes catalanes no nacionalistas fueron convocados por la revista a una distendida tertulia para debatir las consecuencias de la oleada independentista de Cataluña, de la deriva rupturista del gobierno de Artur Mas y de su convocatoria de elecciones anticipadas.

Noviembre 2012 | Tags:

 

Daniel Tercero: Ya estamos en un país federal. Y asimétrico.

 

Iñaki Ellakuría: No, a los nacionalistas catalanes no les parece lo mismo llamarse “Comunidad Autónoma” que “Estado federado”. No es lo mismo. Y dentro del nuevo marco se puede dar singularidad a Cataluña, País Vasco y Galicia.

 

Andreu Jaume: De todos modos, esto ya es una victoria de la maniobra nacionalista. En Cataluña hay un montón de problemas acuciantes como la corrupción, el paro o la crisis, y aquí estamos hablando de federalismos y confederalismos. La verdad, eso no es lo que toca.

 

Miguel Aguilar: De acuerdo, pero puede sacar a seiscientas mil personas a manifestarse a la calle. Hay que tener eso en cuenta.

 

Javier Ozón: Los políticos solo pueden pensar políticamente. No están interesados en la solución de los problemas reales mediante criterios técnicos. Ven las cosas en función de los votos que les pueden dar o quitar. Y eso es lo que están haciendo.

 

Àlex Oliver: Lo que no sé es qué hacemos con la gente que no creemos en todo esto, que no queremos saber nada de todo esto.

 

Marc López Plana: Ese es el problema. Pero es que pasa una cosa que dijo el otro día Mas. No pertenecemos a lo que él llamó la “Catalunya millor”, y de la que excluye, simplemente, a la gente que no está de acuerdo con él. La “Catalunya millor” son el grupo de empresarios jóvenes a los que Convergència lleva tiempo acercándose y que ahora están triunfando, en buena medida por el apoyo de las instituciones. Y que apoyan la independencia. Y que no tienen miedo de decirlo. Esa es la “Catalunya millor” para ellos.

 

Miguel Aguilar: Lo que me asusta de esta generación, que conforma el entorno y los cargos medios de CiU, es su emocionalidad.

 

Iñaki Ellakuría: A esa gente tú puedes decirle: “Las balanzas fiscales yo las interpreto...” Pero les da igual. Son impermeables.

 

Daniel Tercero: En ese caso, ¿por qué el gobierno central no hace algo? ¿Por qué no se les dice lo mismo que se le dijo a Ibarretxe?

 

Marc López Plana: Pero el sentimiento quedará. Eso no lo eliminas.

 

Daniel Tercero: Entonces, ¿cuál es la opción? ¿Ceder siempre?

 

Marc López Plana: Pero racionalmente, con toda frialdad: ¿podemos oponernos a que la Generalitat recaude sus propios impuestos y luego transfiera a la administración central lo que le toque? Yo no soy nacionalista, no tengo esa sentimentalidad, pero no estoy en contra de esto.

 

Miguel Aguilar: El concierto catalán puede hacer que España sea inviable.

 

Iñaki Ellakuría: Sí, pero si los vascos lo tienen, ¿con qué argumentos le puedes decir que no a los catalanes?

 

Daniel Tercero: Lo que yo haría sería quitárselo a los vascos y los navarros, no dárselo a los catalanes.

 

Marc López Plana: Si la Generalitat es parte del Estado español, no pasa nada porque recaude los impuestos.

 

Àlex Oliver: Sí, pero aunque Pujol, Maragall y Mas también eran los máximos representantes del Estado español en Cataluña, nunca han actuado como tales, sino como contrapoder.

 

Iñaki Ellakuría: Insisto, es posible que en el País Vasco haya mayoría de pnv-Bildu y en Cataluña de Convergència. O encontramos la manera de salir de esta o vamos al desastre. Tenemos que amoldarnos a una nueva idea de España. La articulación del Estado se puede cambiar.

 

Marc López Plana: Y hay que pensar en las interdependencias. Hoy es impensable hablar de independencia, porque ni siquiera España es independiente tal como la habíamos conocido.

 

Iñaki Ellakuría: O encontramos la manera de dialogar o España explotará.

 

Andreu Jaume: Para eso hay que esperar a después de las elecciones. Ahora todo es electoralismo, todo es propaganda. A ver si CiU tiene mayoría absoluta o no, a ver qué pasa con el PSC, y luego veremos.

 

Iñaki Ellakuría: Y veremos también qué hace la gente que tradicionalmente no va a votar en las autonómicas. Ahora está claro qué está en juego. Si esa gente decide no ir a votar contra el nacionalismo, lo que pase será también responsabilidad suya.

 

Marc López Plana: En las encuestas hay muchos indecisos. Lo que debemos preguntarnos es: ¿por qué están las cosas como están? ¿Por qué dominan ellos el debate si como mucho son la mitad? ¿Qué nos falta?

 

Andreu Jaume: El no nacionalismo no es una ideología. Tiende a ser individual, matizado, solitario y si me apuras melancólico. El nacionalismo, en cambio, es colectivo, ilusionante, festivo y más fácil de compartir. Es difícil luchar contra eso. ~

Ver artículo completo ›
Comentar ›

Comentarios (4)

Mostrando 4 comentarios.

Me ha parecido muy interesante este debate y creo que con él queda patente la necesidad perentoria de luchar contra la soledad y la melancolía que acechan sin piedad al no nacionalista en Cataluña. A menudo sentimos miedo de que el repudio a este pensamiento único que se respira en este pedazo de España nos obligue a coger banderas que no sentimos como nuestras, por ejemplo, a ir a una manifestación haciendo ondear una bandera española, esa bandera que tantas veces hemos visto en manos de gente que no cuenta con nuestra simpatía...

Quizás haya llegado el momento de seguir el consejo de Simone Weil y viajar al pasado para encontrar alguna semilla a la que valga la pena dar una segunda oportunidad: recoger el testigo de los exiliados, de los que lucharon por una España diferente de la que nos tocó vivir. Quizás haya llegado el momento de crear también nosotros un mapa sentimental que nos permita mirar de igual a igual a un nacionalista y decirle que nosotros también tenemos nuestro "corazoncito". Oponer razón a tal avalancha de sentimentalismo se ha mostrado de muy poca utilidad y quizás éste haya sido el talón de Aquiles del PSC. Comparen si no el atractivo épico de la independencia (una épica de fin de semana con banderita pero épica) con la necesidad de precisar el frío concepto de "federalismo" (que además nadie nos ha llegado a aclarar del todo).

Me ha alegrado mucho que apareciesen las palabras de Mas de "una Catalunya millor" porque precisamente fueron esas las que usó cuando se quitó de encima a los taurinos de Cataluña, esa masa informe y escandalosamente pequeña de charnegos y catalanes renegados que se niegan a tenderse en el lecho de Procusto que ha diseñado el nacionalismo para los habitantes de esta tierra. Creo que esa vergonzosa e inútil votación en el Parlament tendría que haber alarmado a todos los no nacionalistas de Cataluña. Lo importante en esa ocasión no era ser o no taurino sino estar o no de acuerdo con que se prohíba una expresión cultural por razones identitarias. Cataluña no era taurina ni antitaurina: era una tierra donde ambos grupos podían convivir. Ahora ya no.

Creo que también es muy interesante que se haya puesto de manifiesto esa sensación de indefensión que tenemos los no nacionalistas porque, a pesar de que se promulguen leyes en España que nos pueden favorecer, aquí se desobedecen sin que tal comportamiento tenga ninguna consecuencia jurídica y sin que nadie se escandalice por ello.

Espero que se repitan este tipo de debates porque es importantes que se oigan otras voces que quizás ayuden a despertarnos de este "sueño nacional" que tiene visos de convertirse muy pronto en pesadilla.

 

 

No hay demasiados independentistas catalanes en este elenco... Es el "debate" más tendencioso y unilateral que he leído jamás en esta revista. Desde aquí en México se nota el enorme sesgo que ha tomado este tema en Letras Libres desde hace tiempo, que por demás me parece preocupante.

Triste degradación de la tradición (y voluntad) de diálogo y reflexión de esta publicación, al presentarnos aquí un supuesto contraste que, es evidente, no es para nada representativo de las posiciones políticas en Cataluña (sociedad cuya historia política e ideológica pareciera no tomarse en serio en ningún momento en este texto). 

Hace poco celebré el artículo de Juan Manuel Villalobos en Letras Libres"¿En qué momento se jodió El País?". Sería triste que eso también sucediera en esta revista. Saludos respetuosos.

 

No hay demoasiadas mujeres en este elenco.

Me parece una buena idea proponer y llevar a cabo debates como estos, porque, al fin y al cabo, es un tema de opinión que debe hacer reflexionar a muchos. Por otro lado, el error que veo en esta mesa redonda es que directamente se escoge a "catalanes opuestos al nacionalismo". De esta manera, por un lado no se permite la pluralidad, y por otro, es un encuentro con una conclusión poco objetiva... Me gustaría que ustedes también pensaran esto, porque tampoco es bueno que algunos se hagan una idea equivocada de lo que puede estar pasando, incluso de las razones de algo que podría llegar a pasar... Aun y así, muchas gracias por la tertulia, actividades intelectuales que siempre enriquecen, tanto a participantes como a lectores. Gracias de nuevo.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación