Columnas

Sinapsis

Mitología del perdedor

Las izquierdas políticas en todo el mundo han tenido que aprender a perder. Su comportamiento después de una derrota electoral suele ser revelador del potencial para gobernar en el futuro y de su disposición a no sacrificar la gobernabilidad y el bienestar popular en el altar de un radicalismo ultramontano: un radicalismo que haría todo lo posible por desestabilizar al sistema político con el objeto de crear las condiciones para un fantasmagórico “cambio de régimen”. Las izquierdas también han tenido que aprender a ganar elecciones y a navegar con eficacia en las turbulentas aguas de un sistema capitalista acosado por la crisis y en proceso de cambio hacia una condición desconocida. Hemos visto recientemente muy diversas experiencias, desde las gestiones socialdemócratas de François Hollande en Francia o de Dilma Rousseff en Brasil hasta el socialismo bolivariano de Hugo Chávez en Venezuela. Este último caso es un buen ejemplo de un gobierno en declive de un mal perdedor (que no aceptó su fracaso cuando intentó un golpe militar en 1992).

Cuando la derecha triunfa en las elecciones la izquierda se suele enfrentar a un ambiente político que impulsa reformas para flexibilizar el trabajo asalariado y agilizar los flujos de capital. Suelen aparecer presiones de la Iglesia y las corrientes más conservadoras contra las leyes que despenalizan el aborto y aceptan la unión matrimonial de personas del mismo sexo. Surgen intentos por reducir el gasto público en bienestar social, se favorecen las privatizaciones de empresas estatales y se intenta bajar las tasas de impuestos. En ocasiones hay fuertes brotes nacionalistas animados por la derecha, como ha sido el caso en el centro de Europa y en España.

La vieja izquierda, ante estas situaciones, suele tener una actitud inmovilista. Quiere proteger las formas tradicionales de organización sindical, que aseguran la rigidez de la contratación que a veces van acompañadas de corrupción. Defiende las empresas estatales, a pesar de que con frecuencia son ineficientes. En general, quiere mantener las viejas formas de relación entre el trabajo y el capital, y no se percata que ante la inevitable modernización es necesario inventar nuevas formas de lucha por la igualdad. Por otro lado, no se sabe muy bien qué podría hacer una nueva izquierda. Desde luego, ante la derrota electoral, debe convencer a la ciudadanía de que la izquierda puede gestionar mejor que la derecha la economía capitalista, y además conseguir beneficios para los sectores pobres, desprotegidos y marginados. Debe reconocer que no es suficiente estar contra la política de la derecha y oponerse siempre a todo lo que implique globalización, modernización e inversión de capital extranjero. Debe estar dispuesta a participar en acuerdos políticos o económicos con otras fuerzas de signo muy diferente e incluso opuesto. Tiene que comprender que el capitalismo se está transformando y debe entender el proceso, y no simplemente resistirse ante lo nuevo.

En México las dos grandes corrientes de la izquierda, el populismo y la socialdemocracia, por fin se han separado para impulsar cada una su propio partido político. Los populistas encabezados por López Obrador se niegan a tener cualquier contacto con lo que llaman el “Estado mafioso” surgido de un supuesto fraude electoral. Su dirigente cree que México vive en un sistema degradado y en decadencia, y afirma que a él no lo impulsa una ambición por el poder y que no lucha para buscar cargos sino por ideales y principios morales. Para él la justicia está por encima del poder. Pero paradójicamente se dispone a fundar un nuevo partido político, que por definición es un instrumento para llegar al poder y obtener cargos. Sin embargo ha hecho evidente su desprecio por el Congreso y su simpatía por el presidencialismo.

Esta actitud de una gran parte de la izquierda me recuerda una idea expresada por el filósofo alemán Peter Sloterdijk en una conversación con Alain Finkielkraut en 2002, sobre la cual conviene meditar: “el radicalismo de izquierda es una mitología del perdedor. Más se pierde, más se tiene razón. Sin esta autojustificación de la buena conciencia de izquierda, ese radicalismo no funcionaría. Mi íntima convicción me dice: a fuerza de perder, soy moralmente superior al que gana”. Esta mitología del perdedor ha alimentado a la izquierda desde las derrotas del 68 en París, México y Praga hasta los fracasos de las guerrillas latinoamericanas y el hundimiento del sistema socialista en 1989. La mitología de los perdedores incluye la defensa de dictaduras como la cubana, el antiimperialismo estrecho y caduco de Hugo Chávez y el culto a la idea abstracta de revolución. Todo ello forma parte de una amarga colección de fracasos, aunque con frecuencia se disfrazan como triunfos. Pero la izquierda del siglo XXI tiene que convertirse en un poderoso motor de la expansión de la democracia y de la búsqueda de nuevas formas de lucha por la igualdad. El populismo de izquierda en América Latina es hoy una paradójica manera de perder estando en el poder: un poder que se está volviendo cada vez más opresivo y menos eficaz para salvar los obstáculos de la posmodernidad capitalista. Estando en el poder ha logrado que se marchiten los ideales y que crezca el desencanto de la gente que creyó en la izquierda. Hay que evitar la mitología del perdedor e inventar una cultura civilizada de ganadores. ~

Comentar ›

Comentarios (26)

Mostrando 26 comentarios.

La democracia no existe por el hecho de que haya elecciones. Se fundamenta en leyes sólidas y en la igualdad de los ciudadanos ante ellas. Que por no existir la ley que regule a los medios, se asuma su perversa intervención en las elecciones como legal, o que las leyes y los instrumentos para definir y castigar las maniobras turbias, de todos conocidas y más aun, vividas, para apropiarse del poder, no estén tipificadas por flojera o complicidad del congreso; o que los jueces, diputados y senadores establezcan sus propios salarios y prestaciones, por ser ellos los encargados de los poderes, es posible que sea "legal" -por la imperfección de nuestras leyes- pero ¿es correcto?

En tal contexto, ¿quién es peor? ¿el ladroncete que sale a robar carteras, a su propio riesgo o los que, apoyados por un cargo, un uniforme, una placa, o por el conocimiento de las grietas que hay en nuestras leyes, roban, seducen, asesinan e imponen títeres copetones?

Nuestra democracia apenas es un esbozo, no tiene más de veinte años. No es con argumentos obesos, -Sr. Batra- ni descalificando a la izquierda per se, como hemos de avanzar. Todas las fuerzas cuentan, pero con todas, hay que construir un estado en el que los triunfos realmente sean inobjetables, en el que se pueda decir, yo elegí al tipo aunque no haya votado por él y lo respeto. No es éste el caso actual. No se trata de futbol. Hubo una enorme cauda de devergüenza, cinismo y corrupción en el proceso electoral.

Debemos de educarnos para perfeccionar nuestra democracia y las leyes, y para defenderlas onsecuentemente, no para consolidar la mentira con argumentos "sesudos".

El artículo de Roger Bartra, es un análisis basado en una realidad que a todas luces presenta hechos que son claros, y precisos para una mente abierta, una mente abierta y no enquistada en posiciones radicales; la iquierda de López Obrador, como la de Hugo Chávez, no ofrecen ninguna garantía para conquistar el bienestar de una sociedad como la nuestra. Personalmente no me considero de derecha, no comulgo con su ingenua manera de pensar, pero tampoco me considero de una izquierda basada en la adoración y pleitesía a una persona que ostenta un discurso retórico- sofista, para convencer que la mejor opción es la que ella aporta .

 

 

Aprovechando que en este tiempo  las apariencias pueden engañar Roger  Bartra finge ser parte de las izquierdas.  Detrás de sus escritos, a través del empleo de un  análisis crítico a su discurso,  se puede ver la manipulación  con el fin de orientar al lector a su interés, es decir a favor de la justificación del  dominador (libre mercado o “democracias liberales”). Sus  opiniones, siempre  optimistas del libre mercado, entendiendo a este como garante de “la modernidad democrática”,  buscan, al infiltrarse  en la experiencia personal, alejar al lector del conocimiento empírico de la realidad y limitar así el pensamiento que pueda tener éste sobre ella; es decir le impone sus prejuicios, que son eso, pues carecen de validez, ¿acaso la lectura de puros libros, sin investigación y método,  la dan?

Al hablar bien de los dominantes,  su intención, parece consistir,  en neutralizar toda crítica al sistema “democrático”,  y al hablar mal del MORENA, EZLN y demás movimientos populares busca evitar la posible suma, simpatía  y organización  de los grupos subalternos que critiquen al libre mercado y a la pantalla de la “democracia”;  quedando, así, como un  inteligente y gran DESORGANIZADOR para tranquilizar a  los indignados,  y  afianzar los valores del sistema dominante, que supuestamente son “DEMOCRÁTICOS” ¿en dónde está, pues, el hombre de izquierda que afirma ser?

 

Justo: el caso de Bartra no es para nada singular o excepcional. En cada país de América Latina existen conversos. En los 60s y 70s, e incluso un poco más tarde, se hicieron un nombre como "intelectuales" de izquierda. Más tarde, cuando ser de izquierda o, más bien, presentarse como tal, dejó de ser un capital cultural relevante para intervenir en los asuntos públicos, ya fuese como académicos o formadores de opinión, decidieron adoptar otro vestido, otra máscara, otro libreto, con el fin de seguir cultivando ese rol de "letrado" que tanto satisface su ego. Este tema daría para un análisis sociológico e incluso antropológico muy serio de nuestras elites intelectuales. Con todo, habrían dos hipótesis: o bien eran de izquierda y en algún momento se dieron cuenta de que estaban equivocados y se orientaron a "corregir" su camino, cosa por lo demás legítima pues todo el mundo puede equivocarse, o bien asumieron una retórica, unas formas, en últimas, una moda, para hacerse un nombre. ¿Cuál será la mejor respuesta en el caso de Bartra?

Efectivamente, en esas andan y así se las juegan nuestras autóctonas izquierdas en los últimos años. Interesante y muy sugerente el análisis de la mitología del perdedor. Yo agregaría que la corriente de López Obrador, que todo parece indicar es la más poderosa, o la que más músculo electoral ha mostrado, es de carácter eminentemente caudillista, él es el líder único e indiscutido por sus agremiados o simpatizantes. Recién declaró Martín Batres, en el acto en que lo envistió como primer presidente de Morena, quien dijo que aunque siempre ha sido y es de izquierdas, antes que eso era lopezobradorista. Es una voluntad omnímoda que está por encima y se impone a una colectividad como sería el caso de un partido político como el que acaban de fundar. Para cualquier efecto práctico hay escisión más dentro de las izquierdas, una ruptura dentro del PRD principalmente pero que también afecta a los partidos menores como el PT y Convergencia, que las demerita cuantitativa y cualitativamente en favor de la nueva entidad política. López Obrado lleva dos derrotas electorales a las que califica como fraude en su contra. Desconoce y condena a las autoridades electorales y a los magistrados del tribunal electoral, a quienes acusar de estar en favor de los intereses de la llamada “mafia” que detenta el poder –político y económico- en México No obstante todo su discurso condenatorio, se aprovecha de las leyes e instituciones electorales para competir como candidato y hacer su propio juego político. Saca jugoso provecho de los multimillonarios subsidios que por ley se le otorga a los partidos más, tiempos en los medios (TV y audios) para propaganda, y demás las canonjías y prebendas. Aparte de toda la protección legal. Con una mano recibe todo esto y con la otra fustiga a quien le está dando de comer. Es un papel muy cómodo deslegitimar a sus adversarios, acusándolos de mafiosos y estar coludidos unos con otros, menos él que es el sumo sacerdote de la moralidad impoluta, con esa superioridad moral auto asumida y enunciada, que raya en el carisma religioso pegado con político. El pierde porque sus enemigos no lo dejan ganar, le hacen fraude. Por eso ahora va por la tercera oportunidad, esta ves con su propio partido. Tendrá otros seis años más de campaña política como la que acaba de terminar y la anterior. ¿De dónde saca tanto dinero? Van a ser 18 años continuos de campañas política a su favor, con el como líder indiscutido y candidato a la grande.

 

Grandioso...tanto le debemos al doctor Bartra los mexicanos, un faro que nos ilumina nuestro oceano de ignorancias....Solo y solo el, europeo con mentalidad europea puede enseñarnos lo que es la democracia....Los mexicanos ya no tendremos de que preocuparnos; Roger cual moderno Quetzalcoatl esta aquí para indicarnos el camino en espera del Quinto Sol.

Cuide su ortografía , delata su ignorancia y queda en ridículo.

 

Por fortuna la ortografía no es la causante de que alguien como el buen Roger justifique la pobreza y  la anti-contra-democracia en que vive el país. Él, sólo, cumple su papel de plumero bien pagado, y siempre disfrazado de crítico al servicio del sistema político mexicano, cuya columna vertebral es un régimen de imposición representativo validado en votos, y que en México llamamos, pomposamente, DEMOCRACIA. Es una lástima que Roger no quiera demostrar su conocimiento debatiendo a lado de gente como Dussel, su primo Armando, Arnaldo Córdova,  Alfredo López Austin,  etc., un debate de ideas entre ellos sería bueno; pero aún mejor sería que conocieran la REALIDAD COTIDIANA de cada colonia popular del país; es decir que ejerza cada uno su profesión de a deberás, en el caso del buen Roger que es antropólogo y sociólogo que vaya a cada colonia y pregunte lo qué come la población,  el sueldo con el que vive, para  a ver sí así el “melancólico” sigue o se descara en apoyar la Reforma Laboral.

 

de a deberás

lo qué

sí así 

Su esfuerzo descomunal por solventar su mala ortografía no logró su objetivo. Es la consecuencia de ochenta días en huelga .

Qué fácil es quejarse de la ortografía para evadir los argumentos.

¿Verdad?

"Nosotros los hombres ignorantes que hacemos la guerra" tenemos necesidades tanto biológicas como culturales REALES, las cuales niegan los grandes hombres de pluma que saben dirigirse y "resolverlas", sólo, a través de la tinta. No me queda duda, para Roger Bartra las necesidades que dice que tenemos la gente humilde sólo son las que salen de su cabeza, negando así y faltando a sus profesiones que en Ixtapalapa hay lugares en donde pagan de 6 a 10 pesos la hora. Espero, ahora que el "melancólico" es miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, se le pegue algo del humanismo del gran poeta laguense Hugo Gutiérrez Vega, y tenga un poquito de ética profesional, en calidad de sociólogo y antropólogo, para conocer la dura vida de un Ixtapalapense. Sinceramente gracias por dar a conocer mis errores, yo estoy dispuesta a aprender y a estudiar, hace falta mucho.

El peje descalificó a Peña Nieto de ilegítimo . Cómo avanzar ante esta actitud antidemocráticamente medida ? Tendremos que esperar el deceso natural del mesiánico para integrarnos a la modernidad ? 

 

La modernidad  es una imposición de occidente, y no sólo eso, estás viendo el fracaso europeo, particularmente Grecia, Italia, España y Portugal, y crees en la modernidad. Refínate La Modernidad de lo barroco del buen Bolívar Echeverría, lo de él es un estudio serio, lo de Bartra son creencias más mesiánicas  y dogmáticas que las del Peje. Que Bartra demuestre y compruebe que los mexicanos quieren reformas modernas,  y si lo hace que lo ejecute con rigor académico.  

Pero la modernidad barroca de bolivar echevarria es cultural, no es un analisis económico. Así no sirve .

El maestro Bolívar Echeverría comenzó a estudiar, para analizar y hacer una crítica muy rigurosa, la economía capitalista, de ahí sus excelentes clases sobre El Capital, y de ahí  partió para organizar  las "Lecciones de introducción a la filosofía de la cultura" en el primer lustro de 1980. Esa fue la estructura para que comenzara a estudiar la imposición y resistencia a la modernidad en América Latina. Lo correcto, entonces, sería leer la obra de completa de Echeverría y confrontarla con el reduccionismo dogmático  de Roger Bartra el cual está a favor de la imposición de la modernidad, sin comprender (ojo, que no es justificar) la cotidianeidad y cultura popular.

Ese precisamente es el asunto, ¿cuál es la validez  actual del capital? se escribió para un tipo de capitalismo que ya desapareció. Podrian rescatarse varias cosas en el terreno cultural, lo que dejaria la obra de Bolívar Echevarria intacta, pero su análisis económico está desfasado. 

en los foros altermundistas se habland e diferentes experiencias de producción alternas al capitalimso, pero no se han articulado en una teoria económica que muestre que son alternativas factibles a gran escala, además de un metodo para hacer la transición lo menos dolorosa  posible (ya hemos pagado demasiado en sangre). 

Sin repensar la bases económicas de la izqueirda, no tendrá futuro ni posibilidad de incidir en el mundo.

El capitalismo fracasa constantemente, pero a la vez se renueva y finge que lo hace cada vez mejor, no se le ve fin al capitalismo; ahora a lo que le vemos fin es al planeta y recursos naturales. Por esa razón cada etapa del capitalismo debe ser estudiada, analizada y criticada de acuerdo a su circunstancia y particularidad. Marx lo hizo para parte de la sociedad europea de la segunda mitad del siglo XIX, Lenin hizo lo suyo en su famosa obra sobre el imperialismo, posteriormente Karl Polanyi. Hoy en día lo han hecho Chomsky, Wallerstein, Santos de Souza, por citar a los más serios. A los demás nos falta rigor académico para validar nuestras creencias sobre lo nefasto que es el neoliberalismo en sociedades atrasadas como las latinoamericanas.

Roger Barta parece no interesarle la historia socioeconómica de México, y todo su estudio cultural se va al carajo por su dogmático y reduccionismo cultural, basado en un método de análisis de bibliografía secundaria.

La modernidad liberal se logró IMPONER por primera vez con el porfiriato, y para lograrlo se tuvo que dar la paz entre las élites económicas, políticas y eclesiásticas, y ese pacto "civil" fue una tragedia para la mayoría de los mexicanos de ese momento, véase el caso de Yucatán, Oaxaca, Otomíes de Hidalgo.

La consolidación del capitalismo en México se dio gracias al orden que IMPUSO la dictadura Perfecta del llamado Ogro Filantrópico, acosta de demagogia, corporativismo, charrismo, guerra sucia: pero eso sí México era moderno, autoritario y corrupto a la vez, y por esta razón se justifican los fraudes en las elecciones presidenciales de 1929, 1940, 1952 y 1988.

De nueva cuenta, a finales del segundo lustro de 1980, México se moderniza con el T. L. C., cuyas consecuencias se ven claras en el agro mexicano, y la llegada de maíz transgénico es sólo una diminuta muestra.

 ¡Ya estuvo de andar imponiendo un proyecto occidental y  dejar a un lado la dura realidad de los sectores más atrasados! Los  medios de comunicación, desde la T. V. hasta revistas buscan imponer su opinión y hacerle creer al lector que todo marcha bien, que la vida es color de rosa y  que no hay necesidad de andar protestando.  Por último, dos de los posibles futuros candidatos de la izquierda "moderna liberal, ilustrada, progresista” y dizque “cosmopolita” (por usar los términos de Roger) ya sacaron el cobre: PERO ESA ES LA IZQUIERDA AUTORITARIA QUE DEBEMOS DEFENDER

P. D. insisto Bolívar Echeverría hacia estudios y no era un vulgar justificador y  opinologo como R. Bartra.

 

La modernidad se impuso con Diaz pero inició con juárez. 

Puede dudarse de la calidad de la crítica leninista a la vista d elos resulñtados obtenidos. Millones de muertos y una economia destruida. 

El asuntro no es si se ha estado actualizando a marx, sino que hay elementos para pensar que marx se equivocó en varias de sus premisas básicas.

Volver a repensar la economia y la sociedad es indispensable. Por ejemplo, a pesar de que venezuela o bolivia se presenten como casos exitosos de paises de izquierda, al estar sostenidos por la venta de sus recursos al mercado internacional en realidad siguen siguen acoplados al capitalismo mundial. Lo pero es que sus recursos son no renovables y su valor de uso depende de la tecnologia. Si surgen alternativas más baratas los precios se desploman y esos paises quedarán peor que antes.

Brasil está siguiendo un camino más equilibrado, pero sus politicas no dejan de ser modos de acoplarse al mercado internacional, y generan agotamiento de los recursos, como en el caso de la selva del amazonas. Y sus actitudes imperialistas están oprimiendo s los paises vecinos en sudamérica.

Concuerdo, Juárez  y los liberales de la revolución de Ayutla, son los que buscaron poner fin a la antigua estructura colonial. Reconozco la tesis de Bartra de la Jaula de la Melancolía, pues la modernidad fue impuesta, fue algo artificial, ya que la cultura sigue impregnada de ese colonialismo español, mientras que la economía estuvo mucho tiempo sujeta al neocolonialismo norteamericano; sin embargo la solución de Bartra es la modernización (imposición de valores occidentales en todas las regiones)  de la cultura, y de ahí que muchos nos decantemos por la solución de Bolívar Echeverría, en La modernidad de lo barroco.

Marx se equivocó en muchas cosas, pero aún más se han equivocado sus seguidores, pues éste no estudió a fondo el modo de producción de México, Argentina, Brasil, etc... Marx desarrolló un método crítico, que no es el único, para explicarnos la realidad del capitalismo en cada región, pero por desgracia no lo han digerido muchos y buscan en él recetas. Hoy en siglo XXI resulta totalmente aberrante y anacrónico seguir varias de sus postulados, pero ojo esto es obra de sus seguidores ortodoxos y detractores.

Wallerstein en su libro Utopistica pone la llaga en el asunto, ¿hay países totalmente socialistas en una economía mundo y en un sistema mundo?  Para él,  sólo una Revolución mundial de inspiración  humanitaria, justa, democrática, equitativa podrá poner fin al capitalismo salvaje, de ahí que las izquierdas locales tengan que buscar alternativas propias y viables para solucionar problemas vitales; en mi opinión los “chuchos”  “bejaranos”, la banda de Ebrard, y más aún Mancera,  están lejos de esto, ya que ellos se encargan de reproducir esa cultura que favorece el status quo.

México y su izquierda tienen que ser pensados de acuerdo a sus particularidades, México tiene que resolver sus problemas cotidianos, tales como: el hambre, la sed, el transporte, machismo, sexismo, educación, alimentos, el autoritarismo, la corrupción, problemas ambientales, etc.. Cosa de las cuales  no se ocupa el Roger, a pesar de que es antropólogo y sociólogo, él se inclina más por la abstracción,  con el fin de justificar y negar lo problemas y particularidades de las diversas izquierdas, en especial  la de aquéllos que se propusieron estudiar  Los Grandes Problemas nacionales, en donde Bartra le tuvo miedo a  debatir con su PRIMO ¿cuál de los dos Bartra está más lejos de estudiar los problemas de México?

Según usted ,  vivir atornillado en el asambleísmo de Martí Batres está bien (  barroco pues )  O en ixtapalapa  tolerar la costumbre de festejar a balazos borrachote  , otra variedad ( supongo ) del barroco americano ;  aunque los dos ejemplos anteriores no son equivalentes con Santa María Tonatzintla . Visitar  los países europeos ( Grecia , España , Portugal , Italia ) son un  parámetro para corroborar el sentido del bien común sustentado en lo que se entiende por democracia moderna , tan equidistante de nuestro insoportable etnocentrismo baladí (  ahora enmascarado de morena ) 

No cree maestro Bartra que ya resultan pesadas y anacrónicas las palabras izquierda y derecha en la sociedad posmoderna. Octavio Paz: "Debemos repensar nuestra tradición, renovarla y buscar la reconciliación de las dos grandes tradiciones polítcas de la modernidad, el liberalismo y el socialismo. Me atrevo a decir qué este es el tema de nuestro tiempo".

No puedo hablar por el sr. Bartra pero creo que la polaridad comunismo-capitalismo está anacrónica, pero no tanto izquierda-derecha.

No soy antropologo o folosofo o historiador; aun así, creo que podemos usar el tema de la libertad como hilo conductor.

La ilustración heredó las idea de la libertad y la dignidad del individuo y le dio un fundamento basado en la razón. En el caso del liberalismo económico se le dió una fundamentación económica. En una entrevista al historiador inglés nial ferguson, él postulaba que los derechos de propiedad son el fundamento de la libertad individual (asumo que esta porponiendo la propiedad privada como anterior al estado).

MArx le dio la vuelta a esta concepción de dos maneras. En primer lugar estudió diferentes tipos de propiedad alrededor del mundo, es decrir la propiedad individual no es el tipo fundamental. además demostró que los tipos de propiedad tienen una evolucíón historica, no existen desde siempre.

Supuso que aquello que tiene un desarrollo histprico es coningente, y por tanto la propiedad privada no es algo natural. Y por tanto, si la libertad se fundamenta en la propiedad privada, tampoco la libertad es algo natural. Si a esto le agregamos que el capitalismo decimonónico era terriblemente opresivo con los trabajadores, surge como conclusión que la libertad es solo una forma de falsa conciencia que oculta la opresión económica.

si la libertad se entiende como pura autonomia individual, está en conflicto con la solidaridad comunitaria.

Se dice muy seguido que el marxismo es hegelianismo. Pero no se suele resaltar hasta qué punto marx pensaba dentro de la tradición económica inglesa. Incluso, podriamos pensar que comunismo y capitalismo son las dos caras de la misma moneda, se justifican recíprocamente, del mismo modo que bartra supone que izquierda y pri formaban parte del mismo sistena autoritario nacionalista revolucionario.

Los economistas de uno y otro signo pretenden tener la llave de la realidad e impoer sus mtodos. En los noventas, habia economistas que aconsejaban a los gobiernos reprimir (usando a la policia y al ejercito)  a sus pueblos si se enojaban por las reformas económicas "necesarias".

Entonces, si queremos salvar la idea de libertad hay que desligarla de la explicación económica.

Pero eso no es suficiente ya que aún queda la idea de que lo histórico es contingente. Y es posible demostrar que la idea de libertad y dignidad del individuo es un desarrollo histórico que se dió en lo se suele llamar occidente. ¿cuál es enonces el valor del concepto delibertad?

Considero que los conceptos de libre albedrio y dignidad del individuo constituyen una herencia que debemos resguardar. Buscar nuevas fndamentaciones. Y olvidarnos de la idea de una civilización mundial (creo que es un intento de inglaterra y eeuu de absorber sólo las manifestaciones exteriores de las culturas pero eliminando al mismo tiempo formas alternas de ver al mundo), y aceptar que hay multiples culturas y visones dle mundo pero sin ser entes eternos sino en constante evolución, diálogo y choque.

En el DF va a haber una reunión de dversos grupos de izquierda, del 28 al 30 de este mes, en el auditorio Valentín Campa. En esta reunión van a discutir precisamente el tema que aborda en esta columna. 

http://www.nodulo.org/ec/2012/n129p04.htm

Me pregunto si acudirá used.

Ya parece que a a ir. Imaginate que diria: el PRD es el bueno, y es moderno porque negocia con la derecha, y que el PAN tam bien, los malos son el PRI y el movimiento nacionalista de amlo que afecta los intereses de sus amos ,que abstactamente es el libre mercado.

Por otro lado, l proyecto de amlo para morena parece que va a iniciar con el pie derecho (sin ánimo de ironizar). Precisamente lo que Bartra dice es que la izquierda no puede seguir como hasta ahora y necesita un cambio.

Bartra es congruente con sus ideas y ha sido de izquierda por años, participó en la reunión de los ochentas y es ampliamente respetado. Nadie como el para identificar las lineas de pensamiento que podrian tomar en un futuro, o para hacer sugerencias útiles.

Si amlo es enemigo del gran capital, ¿porque aparece en una fotografía junto a carlon hank gonzalez? Carlos hnk es director del grupo finaciero interacciones, cuyo negocio principal por ahora es prestar a los gobiernos estatales y locales.

no he localizado la foto, la vi durante la campaña y no la guardé, asi que lo que digo puedes tomarlo como rumor, pero francamente le perdi toda la confianza a obrador desde el caso ahumada. orador suele establecer relaciones especiales con algunos epresarios, concediendoles contratos gubernamentales a cambio de apoyos. Pero lohace siempre a traves de terceras personas que pueden ser sacrificadas en caso de ser necesario; de la misma manera que eeuu priemro recurre a dictadores y terroristas y luego los ataca para limpiar su imagen.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación