artículo no publicado

Sobre la crisis financiera

Sr. director:

El análisis de la crisis financiera ofrecido por Sebastián Edwards (“Al sur de la crisis”) en la edición de diciembre de Letras Libres es brillante. En particular hay que agradecerle la claridad con la que denuncia la arrogancia de la “ingeniería financiera” que se ha apoderado del capitalismo mundial.

En verdad, no hay otra manera de reformar ese capitalismo que aceptar que ni la tecnocracia economista ni la administración oficialista pueden salvarlo de su propia perversión. Es sólo la entrega honesta de los individuos a los desafíos existenciales que plantea la idea de la libertad lo que puede rescatarnos.

El problema al que nos enfrentamos hoy es que el mercado internacional es demasiado complejo y está demasiado interconectado como para que se pueda mantener en equilibrio social y moral, sin que los participantes intenten buscar su propio beneficio. El reto es no caer en la trampa de una nueva ingeniería social y evitar que la responsabilidad por el bien común recaiga en las autoridades supervisoras del gobierno. Si queremos alcanzar el bienestar, tenemos que aceptar que este sólo se puede obtener por la vía de la libertad.

Es necesario ser exitoso y próspero en este capitalismo sin traicionar nuestra autenticidad y compasión social. ~