artículo no publicado

Dos poemas

Unexplained phenomena, 1

Tormenta de rayos. Sin nubes.

A cada trueno lluvia de nadas.

Tendidos en el pasto dos beisbolistas ebrios.

Por el Great Lawn viene una figura

ni mujer ni hombre, el hermafrodita antiguo.

Avanza como si volara sobre la hierba seca,

sus pies en movimiento como ruedas doradas,

sus brazos hacia abajo como prendiendo fuegos,

su cabeza un círculo, los ojos incandescentes.

Pero al llegar a mí, la figura fantástica,

como volando hierbas, como quebrando ruedas,

se desvanece en el pasto quemado.

Tormenta de rayos. Sin nubes. ~

Central Park, Domingo, 2014.

Unexplained phenomena, 2

Entre el momento de dormir

y el momento de despertar

la hora casi no se ha movido:

las mismas doce de la noche.

Todo sucede dentro de mí,

las tortugas desovando en la playa,

las tortugas llorando lágrimas de arena,

los robadores de huevos viejos como la luna.

Mi hija Eva mira las altas

cortinas blancas del océano Pacífico

como si una diosa atara los continentes

con aletas de tortuga.

Todo ocurre en mi mente,

como si la memoria de la vida

no osara acercarse a la orilla

después de milenios de vida sumergida.

Los recuerdos depositan en la costa

a la madre peregrina, a la tortuga

animada por el Ser antiguo,

que bebiendo luz se pierde en la noche,

como si nunca hubiese sido. ~

Escobilla, Oaxaca, 1990.