artículo no publicado

El arte de condolerse piadosamente usando recursos públicos

La publicación de esquelas es parte de nuestros códigos culturales. Mientras se paguen con dinero privado cada quien es libre de condolerse públicamente por quien le plazca, lo que incomprensible y rayano en lo ilegal es que las dependencias públicas y los gobiernos de los Estados las paguen con recursos públicos.

Por lo menos desde 1999 la Secretaría de Gobernación publica cada año los lineamientos generales para la aplicación de recursos presupuestales en materia de comunicación social.  En estas guías, con mayores o menos dosis de burocracia, siempre han primado las buenas intenciones. Pero cuando hay una bolsa millonaria para (auto)promocionarse las buenas intenciones no bastan. Por eso con el tiempo las reglas han procurado, tímidamente, ser más precisas. Por ejemplo, en los Lineamientos para los años 2005 y 2006 se señalaba que:

“No se podrán utilizar recursos presupuestarios con fines distintos a los de la estrategia y el programa anual de comunicación social”. 

Para los lineamientos de 2007 fue necesario ser más específicos:

“No se podrá utilizar recursos presupuestarios con fines distintos a los de la estrategia y el programa anual de comunicación social o para el pago de notas, entrevistas o imágenes con fines periodísticos.”

Y para 2008 ante, supongo, una falta de sentido común por parte de las Secretarías de Estado y las entidades de la Administración Pública Federal a las que les aplican estos lineamientos, se hizo la precisión de la precisión:

No realizar erogaciones por concepto de esquelas, notas, entrevistas o imágenes con fines periodísticos. Las publicaciones que realicen las dependencias y entidades con cargo a recursos públicos deberán estar directamente vinculadas con las funciones de las mismas y, en su caso, con sus campañas de difusión o mercadotecnia “

Esta prohibición se mantuvo vigente hasta 2012. Para los lineamientos de 2013, el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la publicación de esquelas dejó de estar explícitamente prohibida.

Al principio esa omisión me pareció extraña, pero después recordé un viejo artículo del Washington Post en que hablan de los complejos códigos culturales mexicanos  y de cómo las esquelas ofrecen un mapa de la élite política y empresarial. En ese artículo, Lorenzo Meyer señalaba que "si usted es un sociólogo interesado en las relaciones entre la élite en México, estas esquelas son un buen momento para ver quién está vinculado a quién"; y Marcela Gómez Zalce, hacia notar, muy atinadamente, la parte aspiracional y pose de publicar una esquela: "Quieres dejar en claro que tenías una relación con la persona que murió".

Se puede estar o no de acuerdo con la etiqueta que marca el código de la publicación de esquelas, pero mientras se paguen con dinero privado cada quien es libre de condolerse públicamente por quien le plazca. Lo que es incomprensible, negligente y rayano en lo ilegal (¿no es acaso malversación de fondos?) es que las dependencias públicas y los gobiernos de los Estados paguen con recursos públicos las esquelas.

El caso más reciente, no sé si el más escandaloso, es el alud de esquelas publicadas el domingo 11 de diciembre tras la muerte de Rafael Tovar y de Teresa.  En tres diarios de publicación nacional revisados ese día encontré las siguientes esquelas publicadas. En algunos casos, se verá, fue irresistible que se colara el nombre de alguien. ¡Cómo no aprovechar la ocasión! 

El Universal

  • Secretaría de Comunicaciones y Transporte (Gerardo Ruiz Esparza)
  • Secretaría de Comunicaciones y Transporte. A nombre del Secretario y el personal adscrito a la SC .
  • Secretaría de Relaciones Exteriores
  • Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales
  • Presidencia de la República (Enrique Peña Nieto)
  • INFONAVIT
  • Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI)
  • UNAM
  • Comisión Nacional del Agua
  • Los magistrados que integran el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje
  • Junta de Coordinación de la Cámara de Diputados. (Francisco Martínez Neri)
  • Integrantes de la LXIII legislatura de la Cámara de Diputados. (Javier Bolaños Aguilar)
  • Comité Ejecutivo del PRI (Enrique Ochoa Reza y Carolina Monroy)
  • Gobierno de Oaxaca (Alejandro Murat)
  • Poder Ejecutivo de Morelos
  • Gobierno de Chihuahua
  • Gobierno de Hidalgo (Omar Fayad Meneses)
  • Poder Ejecutivo de Querétaro (Francisco Domínguez Servién, gobernador, y su esposa Karina Castro de Domínguez, presidenta del patronato del DIF)
  • Gobierno de la CDMX
  • Gobierno del Estado México (Eruviel Ávila Villegas)

Reforma

  • IMSS
  • Academia de las artes
  • Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (Los nombres de todos los magistrados)
  • Grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados (César Camacho)
  • Senadores integrantes de la LXIII Legislatura (Pablo Escudero)
  • Gobierno del Estado de Nuevo León y Consejo para la Cultura y las Artes del estado

Milenio

  • Secretaría de Comunicaciones y Transporte (Gerardo Ruiz Esparza)
  • Secretaría de Educación Pública
  • Senadores integrantes de la LXIII Legislatura (Pablo Escudero)
  • Junta de Coordinación de la Cámara de Diputados (Francisco Martínez Neri)
  • Integrantes de la LXIII legislatura de la Cámara de Diputados (Javier Bolaños Aguilar)
  • Gobierno de Oaxaca (Alejandro Murat)
  • Poder Ejecutivo de Morelos
  • Gobierno de Quintana Roo (Carlos Joaquín González)
  • Gobierno de Michoacán  (Silvano Aureoles)
  • Gobierno de Coahuila
  • Gobierno de la CDMX
  • Gobierno de Guanajuato

Es cierto, no soy experta en mercadotecnia, pero si alguien entiende cómo estas esquelas se vinculan directamente con las funciones y campañas de comunicación social de estas instituciones, avísenme.