artículo no publicado

Cinco imprescindibles de la literatura electrónica infantil

Este breve listado recupera algunas piezas que hacen honor al verdadero sentido de la literatura electrónica: tomar en cuenta la creatividad como una actividad social colectiva y, así, reflexionar sobre las formas literarias tradicionales.

La literatura infantil suele caracterizarse por un dinamismo que implica la constante rotación de nuevos lectores y, por ende, de posibles formas de leer. La ventaja de la literatura electrónica para la literatura infantil es que se enfoca en las experiencias de lectura y no los hábitos, ni las preferencias como tal. La literatura electrónica es un laboratorio para los lectores venideros. Lo observamos desde las comunidades en línea de lectoescritura de las grandes editoriales hasta la producción multimedia de obras clásicas; hay narrativas digitales y aplicaciones para este público desde edades tempranas en adelante. La crítica literaria N. Katherine Hayles afirma que la literatura electrónica es un “monstruo lleno de esperanza” compuesto por diversas tradiciones que no siempre encajan a la perfección. Sin embargo, su naturaleza híbrida es la zona ideal para el intercambio de diferentes vocabularios, experiencias y expectativas.

Este breve listado recupera algunas piezas que hacen honor al verdadero sentido de la literatura electrónica: tomar en cuenta la creatividad como una actividad social colectiva y, así, reflexionar sobre los las formas literarias tradicionales.

  1. The iPoe Macabre Collection de Play Creatividad

Conformada por iPoe 1, iPoe2 y iPoe3, esta serie entrelaza historias clásicas de Edgar Allan Poe, como “El corazón delator” y “El gato negro”, para generar una enriquecedora experiencia. Su lograda estética (con ilustraciones de David García Forés y banda sonora de compuesta por Teo Grimalt) así como la excelente publicidad (“Una nueva forma de leer a Edgar Allan Poe”) le han merecido el Publishing Innovation Awards y ser finalista de Best App Ever.

  1. Mrs. Wobbles and The Tangerine House de Mark Marino e ilustrado por Brian Gallagher 

Esta antología de historias interactivas, escritas por Mark Merino en colaboración con sus hijos de 10 y 8 años respectivamente, tiene como escenario un hogar de acogida temporal bajo el mando de la señora Wobbles, una bruja. Conformada por tres cuentos, esta pieza es una descendiente directa de la hiperficción explorativa (como la serie de libros Elige tu propia aventura) y uno de ellos, Switcheroo, está escrito en español.

  1. The Computer Wore Heels de LeAnn Erickson

Esta app se inspira en un grupo de mujeres matemáticas estadounidenses que hicieron una investigación secreta durante la Segunda Guerra Mundial. En forma de diario, el usuario puede ser testigo de la aventura y acceder a documentos como cartas originales, fotografías y ecuaciones. También hay un documental titulado Top Secret Rosies: The Female Computers of WWII que relata el esfuerzo conjunto de estas heroínas tecnológicas por programar la primera computadora multiuso, la ENIAC (acrónimo de Electronic Numerical Integrator And Computer).

  1. Moomin, Mymble and Little My de Spinfy

Esta aplicación es la adaptación digital de un clásico de la literatura infantil de Moomin, Mymble and Little My de la escritora e ilustradora Tove Jansson, el cual se publicó en 1952. El libro físico es un álbum ilustrado: cada hoja tiene un corte (parecido a un agujero) que permite al lector mirar la siguiente página. La interacción en la app, que conserva las ilustraciones y las rimas originales, se basa principalmente en efectos de sonido y animaciones. 

  1. Bembo’s Zoo de Roberto de Vicq de Cumptich

Roberto de Vicq es un diseñador reconocido por sus aportaciones a la tipografía y ha realizado esta pieza que, siguiendo la línea de un librito de educación básica, es un alfabeto móvil. La imaginería de Bembo’s Zoo parte de precisamente de un libro que recrea sofisticadamente a los animales con letras.

 

Cabe resaltar que hay valiosísimas piezas son creadas ex profeso para festivales de literatura electrónica como Poetracking de Jorge Andrés Gómez, Baptiste Ingrand y Florine Morsetin, un generador de poemas, o The Tower of Jezik, que reflexiona sobre la imposibilidad el lenguaje.

A pesar de que el número de piezas en castellano es bajo, la conversación sobre literatura eléctronica infantil es continua. El Grupo de Investigación de literatura infantil y juvenil y educación literaria GRETEL de la Universitat Autònoma de Barcelona, encabezado por la doctora Teresa Colomer, tiene una línea de trabajo en esta temática. En Dinamarca existe Kid E-Lit, un proyecto que reflexiona acerca de la importancia de la interacción entre bibliotecas, los autores de literatura infantil, los autores digitales y los investigadores. También realizan exhibiciones de literatura electrónica para difundir nuevas experiencias de literatura, particularmente multimodales e interactivas, y promover la participación de niños y jóvenes en la construcción de textualidades pensadas para medios digitales.