artículo no publicado

Un agradecimiento público

El senado de la república transmite por la televisión un anuncio que dice:

Los mexicanos merecemos vivir seguros, con tranquilidad, en paz.

Por eso el Senado de la República se reunió con los secretarios encargados de la seguridad del país. Para darle prioridad a los temas de atención social que garanticen tu tranquilidad y la de tu familia. Porque sólo así crearemos ese México seguro y próspero que todos queremos.

Con responsabilidad, trabajo y acuerdos...

Cámara de Senadores.

LXII Legislatura.

Gracias, señoras y señores senadoras y senadores de la LXII Legislatura.

Muchas gracias.

En serio.

Gracias, en serio.

Que no, que es en serio: muchas gracias.

Esta legislación o lo que sea, llega en el mejor momento.

Se agradece que seguramente luego de mucho pensarlo, hayan concluido que los mexicanos merecemos “vivir seguros, con tranquilidad, en paz”.

Lo único que puedo decir es: gracias.

Se agradece también que acto seguido hayan pasado de las palabras a los hechos reuniéndose con los secretarios encargados de la seguridad.

Una sola palabra: gracias.

Y por si fuera poco, decidieron darle prioridad al asunto.

Gracias.

Respiro aliviado.

De hecho es la primera vez que respiro en años.

Es que estoy muy agradecido.

Al terminar de ver el anuncio, mi tranquilidad de mexicano aumentó aproximadamente en un 94%.

Gracias.

Como que se aclaró todo.

¿Saben qué? Gracias, gracias, gracias.

Gracias en especial al Sr. senador Navarrete, presidente de la Cámara de Senadores, no sólo por regresarnos la tranquilidad sino por la gentileza de avisarnos por medio de la tele.

Aunque entiendo muy bien que esto no es logro de individuo, sino de todos ustedes.

Gracias.

Dar las gracias es prioridad.

Creo que es así, organizando reuniones entre ustedes y los secretarios encargados de la seguridad del país, como crearemos “ese México seguro y próspero que todos queremos”.

Gracias, deveritas.

Y felicidades por la precisión con que le atinaron al México que todos queremos: "seguro y próspero”.

No les faltó nada.

Es que ustedes son como bien humanos.

Gracias de nuevo.

Me cae que si pudiera los abrazaba a todos.

Es más: permítanme enviar un agradecimiento particular muy respetuosamente a cada uno de ustedes, miembros de la LXII Legislatura: gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias y gracias.

Bueno, adios.