artículo no publicado

Superdomingo

Mitad contienda deportiva, mitad espectáculo masivo –Bruce Springsteen será el encargado de amenizar el intermedio del partido– este fin de semana el Super Bowl será protagonizado por los equipos de Pittsburgh y Arizona. Siempre un suceso marcado por la fastuosidad y las grandes sumas de dinero, este año el "Super Domingo" ha sufrido los efectos de la ubicua crisis financiera. A pesar de eso, las ganancias que los involucrados esperan recaudar son exorbitantes.

Barack Obama, por su parte, ya eligió a su equipo: a pesar de sentirse atraído por la historia de los Cardenales de Arizona, su lealtad está con Pittsburgh. En Slate, sin embargo, ni siquiera esa historia los conmueve: los Cardenales, según Charles B. Pierce, no deberían estar ahí.

Y por último, mientras cientos de miles se preparan para dedicarle el domingo a la transmisión del juego, nunca está de más echar una mirada a los trabajos y los días de un director de cámaras.

– La redacción

Related notes block