artículo no publicado

Oh menudo sabroso, te saludo

Oh menudo sabroso, te saludo

en esta alegre y refrescante aurora

en que pido alimentos, pues es hora

en que tú estás cocido y yo estoy crudo.

Manjar tan delicioso jamás pudo

colocar en su mesa una señora,

con más razón si es dama de Sonora

la tierra favorita del menudo.

Por eso te distingo y te respeto,

por eso te dedico este soneto

de tu grato sabor en alabanza.

Canten mis versos frescos y elocuentes

en honor de tus cinco componentes

caldo, pata, maíz, tripas y panza.

Por fin he resuelto un pequeño misterio histórico-gastronómico: el de este “Soneto al Menudo” de autor hasta hace poco para mí anónimo que allá por la mitad de los años sesenta descubrí enmarcado, encristalado y colgante (por supuesto: el soneto, no el autor) en la pared de un merendero sonorense sito en el comienzo de la avenida Alvaro Obregón, casi esquina con la avenida Cuauhtémoc, Ciudad de México, y que apunté para mi colección de poemas “gastronómicos” (abierta con aquel famoso de Baltasar del Alcázar: Tres cosas me tienen preso/ de amores el corazón:/ la bella Inés, el jamón/ y berenjenas con queso.”, etc). El merendero, del que Salvador Novo habla incluyendo el soneto en La Vida en México en el Periodo Presidencial de Adolfo Ruiz Cortines, p. 356, t. I, ed. Conaculta, duró por lo menos desde el año 1954 –en que Novo comió allí machaca, coyotas y, claro está: menudo, con sus alumnos-actores de teatro– hasta mediada la década de los 80 en que María y yo llevábamos unos diez años de frecuentarlo tras las funciones del cercano Cine México (en la avenida Cuauhtémoc). Y desde entonces hasta hace unos días no había logrado yo saber quién era el autor del poemita. Sólo ahora el “misterio”, trivial si se quiere, pero algo cosquilleante para mí, se ha resuelto gracias a Silvestre Lanza, que dice haberlo encontrado navegando al azar en Internet: El autor del acaso único soneto dedicado a “manjar tan delicioso (de) cinco componentes: caldo, pata, maíz, tripas y panza” es un señor Francisco L. Bernal del cual todo lo demás que sabemos Lanza y yo es que, lógicamente, era ¿o es? nacido en Sonora.