artículo no publicado

Los soldados americanos mueren, sobre todo, de suicidio

El ejército americano sufre más muertes por suicidios que en combate. Según los números procesados por el Congressional Quarterly, en 2010 murieron 462 americanos en el frente -sin contar enfermedades ni accidentes-, mientras que se suicidaron 468. El ejército no unifica todos los datos de sus distintos cuerpos y separa soldados en activo de la reserva. El Quarterly ha hecho la suma real, por tanto el número tiene un valor especial.

El ejército americano tiene cuatro ramas principales, por orden de tamaño: tierra, marina, aire y los marines (que se encargan de asaltar territorios desde el mar). Cada cuerpo dispone de personal en activo y en reserva. El Quarterly ha sumado todos los datos que el ejército ha dado dispersos; ha dejado fuera a veteranos y a un tipo especial de reservistas.

Con el troceo de los datos, los militares procuran maquillar la realidad. Pero no niegan que tienen un problema: el número de suicidios ha crecido desde 2009 y en 2008 fue el primer año en que los suicidios en el ejército superaron al número entre civiles: hubo 19.2 muertes por suicido por cada cien mil civiles y 20.2 entre militares.

El teniente general Jack Stultz, encargado de la reserva, dijo hace unos días: “Francamente, aún intentamos entender qué ocurre con los suicidios”. El ejército se ha unido al Instituto Nacional de Salud Mental para preparar un estudio sobre las causas. Los resultados estarán en 2014. Pero el general Peter Chiarelli ya tiene algún avance: “Hoy en el ejército, nos dicen los psicólogos, debido al sistema de despliegue que tenemos, ponemos a los soldados al mismo nivel de estrés en seis años que si vivieran durante 80 en Seattle, hicieran allí lo que hicieran”.

Estados Unidos tiene dos guerras en marcha desde hace años, además de decenas de bases y barcos por todo el mundo. Con un ejército profesional limitado, el número de veces que los soldados deben ir al frente y los meses que dura el despliegue es excesivo. El ejército se escuda en que las causas de un suicidio son demasiado complejas para resumirlas con un solo motivo. Da dos razones:

1. Según el general Ray Carpenter, director de la Guardia Nacional, hay causas que no tienen que ver con el servicio militar: “Buena parte es un problema de relaciones, porque más del 50 por ciento de los que han cometido suicidio tenían algún tipo de problema con su pareja”. Carpenter no puede saber cuántos problemas se debían a los turnos constantes de servicio en el extranjero.

2. El número de los suicidios ha crecido más este año entre los reservistas que entre los soldados en activo. Todo puede estar relacionado, pero nadie sabe por qué.

El ejército intenta poner remedio. Además del estudio en marcha, el estado mayor ha pedido a los reclutadores que miren mejor a quién escogen, si reúnen unos requisitos mínimos. El congresista Rush Holt también quiso conseguir que se llamara a todos los reservistas 90 días después de haber vuelto de la guerra, para ver si estaban bien. La enmienda no pasó el senado, pero es una buena idea. Aunque la mejor solución, como parece obvio, es que las guerras y las misiones de los soldados en el frente disminuyan.

- Jordi Pérez Colomé

(Imagen tomada de aquí)