artículo no publicado

Haciendo Patria (foránea)

Los políticos nacionales se han dado a la tarea de recuperar la patria perdida, una casa de lujo a la vez. 

Ocupa las marquesinas del sempiterno remake de Nosotros los pobres/Ustedes lor ricos el señor Luis Reynoso Femat, que fue gobernador (PAN) del risueño estado de Aguascalientes.

Un impetuoso hijito suyo, ducho en las ciencias y artes de los bienes raíces, invirtió varios millones de dólares en la encomiable tarea de recuperar Texas, o por lo menos una parte: la que hay debajo de varias mansiones en un lujoso fraccionamiento de San Antonio. Me inflamo de pundonor nacionalista y zapateo el Huapango de Moncayo: la recuperación de la Patria, de la que fuimos despojados arbitrariamente por los imperialismos francés y yanqui, continúa lenta, pero tenazmente.

La imperecedera Elba Esther (PRI-PAN-PANAL), como habrá de recordarse, recuperó bastante California; el gobernador Humberto Moreira (PRI, Coahuila) repatrió bastante Texas; otro tanto hicieron los exgobernadores Tomás Yarrington y Eugenio Hernández (PRI, Tamaulipas), también en Texas; el Gran Granier (PRI Tabasco) ha agrandado el territorio nacional con sumándole propiedades en Miami y Nueva York.

Sí, ya sé que esos lugares nunca tuvieron nunca la dicha de ser parte de México, pero igual han sido reintegrados a la Patria diamantina.

Sí, ya sé que no se puede sacar de este palmarés a Arturo Montiel --PRI, Estado de México--  que expropió bastante Francia como venganza contra su intervención; ni al siempre precioso Mario Marín (PRI. Puebla) que hace ondear el lábaro patrio en no pocas propiedades de Texas y Florida; Fidel Herrera (PRI, Veracruz) que arrebató al enemigo cientos de metros cuadrados en Dubai y Londres, o… en fin. Detengámonos. Se necesitarían varias cuartillas para levantar el catastro completo. Y lo que no se sabe ni, quizá, habrá de saberse nunca.    

La cosa es que las armas mexicanas, faltaba más, no dejan de cubrirse de gloria.

No hay ni a quién irle en este formidable y desigual combate por reconstruir, aunque sea con prótesis inmobiliarias, ese “mutilado territorio” al que se refirió López Velarde. Mi preferido hasta el momento es el Gran Granier, maestro supremo del percal y el abalorio. Que un señor venere zapatos le agrega al perfil del politicastro bandido una pizca tragicómica y levemente freudiana.

En medio de una borrachera, ese señor Granier, se ufanó también de su amor correspondido a miles de camisas y pantalones a los que lleva a pasear, junto con sus zapatos, al México subsidiario que ha fundado en Miami y Nueva York. ¿No es encantador?

Alguien, como es sabido, hizo una grabación en la que se le escucha enumerar estas proezas sudorosas. En un esfuerzo por defenderse, el señor Granier confeccionó entonces el argumento de que sus fanfarronadas se le habían salido por culpa del alcohol, que había ingerido copiosamente, quizá llevado por la alegría que deriva de tener tantos zapatos. Puso en claro así que ignora el apotegma de Alceo que, con devastadora brevedad, postula que “in vino veritas” que significa: “con el vino, la verdad”.

Al adjudicar su sinceridad a su ingesta de alcohol, el señor Granier aceptó que cuando está sobrio es cuando miente. Ignoro si cuando acusó al alcohol de ponerle palabras en la boca estaba sobrio o borracho. De cualquier forma, si estaba sobrio cuando dijo que estaba borracho habrá que suponer que mintió; y si estaba borracho cuando dijo que estaba borracho, habrá que concluir que dijo la verdad sobre su afición a mentir. Y así sucesivamente.

Nuestro gobernadores viven seis años en paisajes de niños moquientos y madres ventrudas, moscas de peso completo y drenajes aéreos, hospitales cuajados de epidemias, aulas derrumbadas y caminos pantanosos. Es explicable que deseen aliviarse en Méxicos mejores, aunque estén en Extranjia.

Espero con ansia las futuras excusas del señor Reynoso Femat. No tardarán en llegar. Ojalá que incluyen la frase “hacer patria”. 

(Publicado previamente en el periódico El Universal)