artículo no publicado

A favor de los concursos de poesía ofensiva

Como si la andanada de denuncias penales en contra de civiles turcos no fuera ya suficientemente grave y pusiera en jaque la libertad de expresión, la semana pasada la política de miedo de Erdogan cruzó la frontera alemana. 

En octubre del año pasado el doctor Bilgin Çiftçi fue despedido del Instituto de Salud Pública de Turquía tras compartir en su página de Facebook un meme en el que yuxtaponía imágenes de Gollum y Recep Tayyip Erdogan. La causa penal abierta en su contra, y que puede costarle dos años en prisión, es por haber insultado a un funcionario público. La Corte ha encargado un peritaje para determinar si la comparación con Gollum es negativa. Y, aunque la audiencia ha sido pospuesta para el próximo 12 de mayo, Peter Jackson y los guionistas Fran Walsh y Philippa Boyens, expertos como pocos en el tema, ya se han pronunciado:

"En ninguna de las imágenes aparece el personaje conocido como Gollum. Todas  son imágenes del personaje llamado Sméagol […] Sméagol nunca ejercería el poder sobre los más débiles […] Él no es un bully, al contrario es muy amable”

 

Durmiendo con el enemigo Erdogan

Hace un par de meses, la serie de denuncias penales en contra de quienes han insultado al Presidente turco alcanzó un nuevo y preocupante nivel, cuando un hombre demandó penalmente a su esposa porque ella no dejaba de proferir insultos (en privado, en su casa, algunos imagino en la cama) contra Erdogan y cambiaba de canal cada vez que el presidente aparecía a en televisión.

Como si la andanada de denuncias penales en contra de civiles turcos no fuera ya suficientemente grave y pusiera en jaque la libertad de expresión en Turquía, la semana pasada la política de miedo de Erdogan cruzó la frontera alemana y va tras el comediante Jan Böhmermann. 

A principios de este mes, en la televisión pública alemana, Böhmermann declamó un poema satírico sobre Erdogan en el que, en un orden que no me queda claro, se incluían los siguiente elementos: pedofilia, golpear cristianos, pornografía infantil, reprimir minorías y un poco de zoofilia.

Pues bien, este poema, que ha sido calificado como “pueril e idiota”, ha desatado la furia de una Turquía que bajo el brazo guarda el reciente acuerdo migratorio acordado con la Unión Europea, y que ha exigido que el comediante alemán sea castigado bajo la ley alemana. Pero lo increíble no es que Erdogan y el Primer ministro, Numan Kurtulmus, estén ofendidos con Böhmermann o que califiquen el poema como un crimen contra la humanidad, sino que Angela Merkel haya dado entrada a la queja y permita que sea ahora el Fiscal estatal de Alemania quien decida si Böhmermann puede/debe ser procesado por violar la sección 103[1] del Código Criminal.

***

La poesía es conocimiento, salvación, poder, abandono. Operación capaz de cambiar al mundo, la actividad poética es revolucionaria por naturaleza; ejercicio espiritual, es un método de liberación interior”

El arco y la lira, Octavio Paz

 

Las muestras de apoyo hacia Böhmermann no se han hecho esperar. Douglas Murray, en The Spectator, por ejemplo, ha abierto el Concurso de Poesía Ofensiva Presidente Erdogan, cuyo ganador se llevará a casa  £ 1000.  ¡Participen!

 


[1] Difamación de órganos y representantes de Estados extranjeros:  El que insulta a un jefe de Estado extranjero o un Jefe de una misión diplomática extranjera que es acreditado en el territorio federal, será castigado con prisión de hasta tres años. En el caso de un insulto calumnioso será prisión de tres meses a cinco años.