artículo no publicado

El democrático contra los dedicotráticos

Dice La Crónica del 18 de octubre:

Con la amenaza de que la universidad se agitará en caso de que la Junta de Gobierno elija a un candidato “espurio”, grupos estudiantiles ligados a la ultra lanzaron la candidatura de Luis Javier Garrido, profesor investigador del Instituto de Investigaciones Sociales.

Sin embargo, profesores de Economía, entre ellos Tomás Oropeza, y miembros de las Redes Universitarias, como Manuel Otero, alertaron sobre este intento de revivir el CGH, utilizando como bandera a Garrido.

En el auditorio Narciso Bassols, de la Facultad de Economía, algunos estudiantes y profesores, entre ellos Gabriel Ramos Carrasco, hijo de la Tita Carrasco, dirigente estudiantil del 68, y Alfredo Velarde, profesor de Economía y asesor del Consejo General de Huelga, lanzaron la candidatura de Garrido ante lo que consideraron una amenaza de Juan Ramón de la Fuente por perpetuar su intento, a través de José Narro, de privatizar la UNAM. Ante decenas de opiniones estudiantiles, en donde se planteó incluso la toma de algunas Facultades Velarde puntualizó: “Nos oponemos a un proceso viciado de origen”, dijo.

“¡No compañeros!, en la UNAM no se eligen a los rectores, son impuestos por una estatocracia dedicotrática que se llama Junta de Gobierno”, y alertó:

“Una primera actividad que tendríamos que hacer es multiplicar la convocatoria y probablemente llevar este pronunciamiento a la sede de la propia Junta bajo la advertencia de que si repiten la lógica procedimental la universidad se agitará y repudiará a aquél que salga de este proceso espurio”, advirtió.

Poco después se mostró a favor de participar en el proceso, siempre y cuando cuente con el apoyo estudiantil.

“Si se me pide que acepte ser un candidato a la rectoría, del sector democrático, estaría dispuesto a acudir a este llamado llenando todas las formalidades del caso y defendiendo a la universidad pública y al proyecto histórico de la universidad”, dijo.

Luego de anunciar el Sr. Garrido ante sus ultras que, en caso de que así se le solicitase, estaría dispuesto a ser candidato del sector democrático a la rectoría, sus ultras le pidieron que fuese candidato del sector democrático a la rectoría, a lo que el Sr. Garrido repondió de inmediato aceptando ser el candidato del sector democrático a la rectoría.

Tanto el sector democrático como el Sr. Garrido, que fue “asesor del Consejo General de Huelga (CGH)” durante la huelga de 1999-2000, estaban muy contentos.

El Sr. Garrido es un destacadísimo cuanto original pensador que realiza investigación de alto nivel en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y semanalmente exhibe la originalidad de sus ideas en un tan honesto cuanto objetivo periódico.