artículo no publicado

Los mejores y los peores capítulos de Lost

Los mejores

1- The Long Con” (Segunda temporada)

Por lo menos durante las primeras tres temporadas, la efectividad de Lost dependía de la relación entre el flashback de los personajes y su destino en el presente de la isla. Los flashbacks funcionaban como explicaciones semi freudianas: vistazos al mundo interior de cada uno de los sobrevivientes del vuelo 815. Pero su lugar dentro de la narrativa sólo se justificaba si aumentaban la fuerza dramática de aquello que verdaderamente nos importaba: el destino de los personajes dentro de la isla.

“The Long Con” es el mejor capítulo precisamente porque es la mezcla perfecta entre pasado y presente. En el flashback seguimos a Sawyer mientras engaña a la gente que lo rodea para conseguir lo que quiere. En la isla sucede lo mismo, todo impulsado por dos de las más geniales vueltas de tuerca en la historia de la serie. Al final, Sawyer le confiesa a Kate: “A tiger doesn´t change its stripes”. Es decir: la gente no cambia. Las dos historias que acabamos de ver nos lo confirman. Y entra el leit motif de Lost: el carácter elusivo de la redención.

2 –“Do No Harm” (Primera temporada)

Secuencia por secuencia, no hay un solo capítulo que se le compare en potencia dramática a este episodio en el que Jack trata, a toda costa, de salvar a Boone. Acompañado por un sutilísimo flashback en el que vemos a Jack antes de su boda, “Do No Harm” es el momento en el que Matthew Fox asume el rol que jugará por el resto de la serie: el hombre que es incapaz de dejar ir, que justifica su vida a través de la salvación de los demás. Por si esto fuera poco, “Do No Harm” es el verdadero inicio del conflicto que empujó la trama de Lost durante las temporadas restantes: Locke contra Jack, la fe contra la ciencia, el amor a la isla contra la necesidad de escapar de ella a como dé lugar.

3- The Brig” (Tercera temporada)

“The Brig” merece un lugar en la lista solamente porque incluye la mejor secuencia, diálogo por diálogo, de toda la serie: la confrontación entre Sawyer y Sawyer, víctima y victimario, encerrados en el calabozo que le da nombre al episodio. En “The Brig” culminan dos tramas: una, la de Locke y su padre malvado; y otra: la de Sawyer y su deseo por matar al hombre responsable de la muerte de sus padres. No importa si ya sabíamos que el padre de Locke era el mismo hampón al que James Ford le había escrito una carta de niño: la crudeza y violencia de la secuencia final no tiene paralelo.

Los peores

1- LA-X” (Sexta temporada)

La quinta temporada cierra con una de las mejores interrogantes de la serie: ¿los sobrevivientes del vuelo 815 lograrán cambiar el futuro al volar la compuerta con la ayuda de la bomba atómica?, ¿o todo seguirá siendo igual? La respuesta, para desilusión de todos, fue: ni una, ni otra. Y ni hablemos de esa toma de la isla sumergida: un anzuelo barato para despistarnos; hecho –de paso- con efectos especiales que se verían falsos en la década de los sesenta.

2- Stranger in a Strange Land” (Segunda temporada)

Jack en el sureste asiático, enamorado de una modelo, luchando contra criminales del oriente, tatuándose una idiotez en el hombro. El epítome de las explicaciones absurdas. Un auténtico capítulo para el olvido.

3- There´s No Place Like Home” (Cuarta temporada)

La tercera temporada introdujo el mecanismo del flashforward de manera genial. Sabíamos que Jack se arrepentía de algo, sabíamos que quería regresar a la isla porque algo terrible había pasado. Este capítulo responde esas preguntas, pero deja mucho que desear. ¿De qué se arrepiente Jack? De haberse subido a un helicóptero y de que la isla haya desaparecido de un momento a otro. ¿Qué es lo terrible que sucedió en la isla en su ausencia? Jin aprendió a hablar inglés y Sawyer se enamoró de Juliet. Terrible.

-David Andreu

Los mejores

1- Programa piloto” (Primera temporada

Admito que es una elección obvia, pero la ambición e impecable manufactura de este primer episodio no pueden soslayarse. Aquí estaba un programa de televisión que se sentía como una película: una serie que desafiaba las convenciones mismas del género televisivo. Aunque hubieran cancelado la serie en el segundo capítulo, el programa piloto habría sido recordado por años.

2- Walkabout” (Primera temporada)

La introducción de la primera frase memorable de la serie “Don´t tell me what I can´t do” y también la primera gran sorpresa en la historia de Lost: Antes de caer en la isla, Locke estaba en una silla de ruedas. Aunque ya conocíamos al monstruo de humo, ese fue el momento en el que supe que esta no era una isla cualquiera. Este también fue el momento en el que supe que vería la serie hasta el último capítulo.

3- Through the Looking Glass” (Tercera temporada)

Quizás es demasiado fácil escoger este capítulo como el mejor de toda la serie. ¿Por qué? Porque es el último capítulo de la tercera temporada y, por ende, es mucho más largo y potencialmente más dramático que el resto. Sin embargo, este es el mejor final que tuvo una temporada de Lost. Locke emerge de la fosa común cuando Walt le avisa que “aún le quedan cosas por hacer”. Hurley rescata a sus amigos con ayuda de la camioneta de Dharma. Locke le arroja un cuchillo a Naomi. Jack lleva a todos a la torre de comunicaciones, contacta al buque y le parte la cara a Ben. Charlie muere. Y la serie introduce el mecanismo del flashforward. En la siguiente temporada, el flashforward dejó de funcionar y se convirtió en un recurso que sólo funcionaba para drenar a los episodios de tensión dramática. Pero aquí es auténticamente efectivo. ¿Quién puede olvidar esa última escena en la que Jack le implora a Kate: “We have to go back”?

Los peores

1- 316”, (Quinta temporada)

¿El inicio de este capítulo? Jack, Kate y Hurley aparecen en la isla en 1977 y se reencuentran con Jin. ¿El resto de la trama? Jack decide si cree o no que pueden regresar a la isla. Digamos que el orden de las secuencias no es lo más conducente a la tensión dramática.

2- The End”, (Sexta temporada)

Siempre disfruté el aspecto especulativo y misterioso de ser un fanático de Lost. A lo largo de la serie intenté adivinar varias de las preguntas planteadas por sus creadores, y a veces le atiné. Durante la sexta temporada no pude –por más que quise- entender cómo se mezclarían la realidad alterna y la realidad en la isla. Y a pesar de que acepté que Lost jamás respondería todos los enigmas, debo admitir que me frustró enormemente que la respuesta a la gran incógnita de la última temporada era: nada. Todos morimos. Todos nos reencontramos en el limbo. Vaya explicación.

3- What Kate Does” (Sexta temporada)

No fue fácil ser un fanático de Lost durante su última temporada: todos los planes, los motivos y la acción fueron llevados a cabo por personajes que no formaban parte del vuelo 815, y eran estos personajes los que hacían avanzar la narrativa del programa (sin que nosotros nos enteráramos de sus intenciones). Además, la gran mayoría de los sobrevivientes ya había completado su arco dramático: es decir, habían cambiado (Sawyer era una buena persona, Jack tenía fe). Por lo tanto, tenían poco qué hacer. Esto era más que evidente, sobre todo, con Kate. Su personaje comenzó siendo una criminal impredecible, después se convirtió en madre, más adelante fue el pivote entre un romance blando y, al final, se volvió un personaje que sólo servía como compañía para el resto.

-Ryan Haydon

Los mejores

1 – Walkabout” (Primera temporada)

Este capítulo –el primero centrado en John Locke- muestra la eficaz herramienta dramática que fueron los flashbacks, sobre todo en la primera temporada. La vuelta de tuerca al final, en la que descubrimos que Locke era paralítico antes de llegar a la isla, fue cuando nos dimos cuenta del cúmulo de posibilidades que contenía la serie.

2- Exodus” (Primera temporada)

El final de la primera temporada introdujo muchos de los mejores y más intrigantes elementos de la mitología de Lost. Mostró también la verdadera amenaza que eran Los Otros, lo heroico que podía ser Sawyer, y nos dejó con la inmortal escena de nuestros personajes asomándose al futuro incierto que traía consigo abrir the hatch.

3- The Constant” (Cuarta temporada)

En este valiente homenaje a Slaughterhouse 5, Desmond Hume se encuentra saltando en el tiempo, en un intento por encontrar su lugar y no perder la cordura. Este capítulo introdujo a la temática de Lost el viaje en el tiempo, elemento que cobraría vital importancia en las temporadas siguientes. Pero lo curioso es que lo hizo con una de las historias de amor más emotivas que contó a lo largo de la serie. Ni Jack y Kate, ni Sawyer y Juliet... Desmond y Penny siempre fueron el corazón romántico de la serie.

Los peores

1- Exposé” (Tercera temporada)

Este capítulo es tan malo que es un clásico. Parece que los escritores querían reconocer el grave error que habían sido Nikki y Paulo, los dos personajes más odiados de esta historia, y decidieron deshacerse de ellos de la manera más ridícula que pudieron imaginar. Al final, esta pareja termina enterrada viva, bajo los efectos comatosos del veneno de unas arañas, acompañados de diamantes. ¿Clásico? Sí. ¿Congruente? No.

2- The Package” (Sexta temporada)

A pocos capítulos de concluir, la desafortunada temporada seis se encargó de darnos un capítulo que se las ingenia para no hacer avanzar la historia en absoluto. Por un lado la realidad alterna nos muestra un lado de la relación de Jin y Sun tan familiar que pareciera que ya lo habíamos visto antes. Y en la isla vemos que Widmore trajo a Desmond en su submarino, para sorpresa de nadie. ¿No pasa nada en este capítulo? Claro que sí: a Sun se le olvida cómo hablar inglés.

3- Further Instructions” (Tercera temporada)

¿Se acuerdan que en el pasado Locke fue parte de una comuna hippie? ¿Se acuerdan que una vez en la isla perdió la voz y viajo a la selva a encontrarla? Yo tampoco me acordaba hasta investigar para esta nota. Este capítulo, parte del fracaso que fue la primera mitad de la temporada tres, es la definición misma de intrascendente.

-Rodrigo Rothschild