artículo no publicado

Cine alemán

Hace unos días comenzó el undécimo Ciclo de Cine Alemán organizado por el Goethe Institut. 

 

Hace unos días comenzó el undécimo Ciclo de Cine Alemán organizado por el Goethe Institut. La inauguración no pudo haber sido mejor: la proyección del clásico del cine mudo Berlín, sinfonía de una gran ciudad, de 1927 (el mismo año de Metropolis).

Ver esta película en Berlín mismo, en uno de los edificios protagonistas de la cinta, con el acompañamiento al piano de Günther A. Buchwald, es una experiencia inolvidable. Pero el despliegue de la inauguración no tuvo paralelo: Alex Otaola aparejó una banda de músicos todos impecables que hicieron retumbar las butacas del Teatro de la Ciudad. Edmund Meisel, el músico que escribió la partitura original, habría dado su beneplácito: la proyección fue un auténtico fenómeno musical y visual.

La insólita fotografía es deudora de Dziga Vertov y de las vanguardias rusas, como el encuadre a una alcantarilla inútil o a un edificio que aparece y desaparece según el capricho del humo que despide una locomotora.

A 85 años de distancia –y mientras Berlín se prepara para celebrar su aniversario 775 el próximo día 25–, asombra distinguir dos Berlines en la cinta de Walter Ruttman. Por un lado, el que aún existe: el mismo empedrado impertérrito, las escenas familiares en el Tiergarten o en Wannsee ya conocidas, la alegría estival, las luces que animan las noches electrificadas, los tranvías y las vitrinas de Ku’damm; por el otro, el Berlín que se llevaron la guerra, el Muro y la modernidad: la industria, el castillo de los Hohenzollern, las levitas y el vestir de negro.

 

* * *

 

Este año, el festival trajo a tres directores alemanes: Hans-Christian Schmid, que presentará Lo que queda, película con la que participó en la Berlinale; el joven Marten Persiel, cuyo reportaje documental Esto no es California –sobre skaters en la antigua Alemania Oriental– tuvo buena acogida en la Berlinale; y Andreas Dresen, a quien se le dedica además un ciclo retrospectivo.

 Gracias a la cooperación con Cinépolis, podrán verse las cintas del festival en unas quince ciudades del país. Además del Programa, el festival ofrece un Blog.