artículo no publicado

No.164 /

5 ideas para España

La crisis económica que estalló hace siete años también se ha convertido en una crisis institucional y política. En ocasiones, los españoles han descubierto cosas que no funcionaban bien. En otras, problemas que existían desde hacía tiempo se han vuelto más graves o más evidentes. Y la crisis ha provocado otros nuevos. Ha habido movimientos sociales, cambios de gobierno y una repolitización de la sociedad. Intelectuales clásicos, sociólogos, economistas y politólogos han avanzado explicaciones y estrategias morales, culturalistas, tecnocráticas o institucionalistas. Han surgido nuevos partidos, con distintos diagnósticos sobre la realidad. En algunos casos, el éxito de esas formaciones desmonta una de sus tesis principales: su aparición es la prueba de la capacidad de transformación y regeneración de un sistema defectuoso pero también mejorable. En este número, y de la mano de expertos reconocidos, pretendemos aportar cinco ideas sobre aspectos de la sociedad española: la educación, el modelo territorial, el mercado laboral, el sistema fiscal y la administración de la justicia. No son, por supuesto, los únicos problemas de España, un país donde la crisis económica ha sido especialmente dura para los más pobres y los inmigrantes y ha provocado un incremento de la desigualdad, donde existe una preocupante situación demográfica o donde la desafección hacia la política ha servido para construir nuevos chivos expiatorios. Pero esas cinco áreas son claves, y muchas de sus ramificaciones y consecuencias son cruciales. No presentamos una colección de fórmulas o dogmas, sino una invitación a analizar los problemas de manera rigurosa, sin caer en el tópico ni la cerrazón ideológica, y un intento de aportar propuestas para posibles soluciones.~