Diario de la crisis

Disfrutando del oasis entre dos crisis / 3

Abril 15, 2010

El panorama es radicalmente diferente con tasas de interés altas

La pregunta fundamental es de dónde saldrán los recursos para financiar los déficits fiscales de los países industrializados que tendrán que ser cubiertos con superávit generados por otros países en los próximos años. Pareciera que la competencia por recursos va a ser enorme.

Se dice frecuentemente que la experiencia de Japón muestra que una economía puede financiar un déficit sustancialmente más grande que el estadounidense, medido en relación al tamaño de la economía.

Disfrutando del oasis entre dos crisis / 2

Abril 9, 2010

Se compensa menor consumo e inversión con gasto público

Ahora vendrá la situación inversa. El doloroso proceso de desendeudamiento apenas comienza. Esto lleva a que el consumo se colapse y a que la inversión privada desaparezca debido a que hay altos niveles de capacidad ya instalada que se encuentra ociosa. El proceso es amplificado por el grave crecimiento del desempleo. En su definición más amplia, la tasa de desempleo estadounidense rebasa 17%.

Disfrutando del oasis entre dos crisis / 1

Abril 6, 2010

Curando síntomas sin tocar enfermedades

¿Se acuerda que hace no mucho dije que era agotador ser pesimista? Lo es, particularmente cuando los mercados están al alza y aparentan ignorar una realidad que para uno es evidente.

Contra el viento

Marzo 22, 2010

Una de mis actividades favoritas, cuando el clima lo permite, es salir con mi bicicleta al atardecer y recorrer el camino junto al Río Hudson hacia el puente George Washington (para aquellos que conocen mi ciudad). Es el antídoto perfecto después de muchas horas sentado frente a una computadora.

Recientemente, en uno de esos paseos, conforme pedaleaba hacia mi destino me sentí como el mismísimo Rocky cuando escalaba vigoroso los 72 escalones que llevan al Museo de Arte de Filadelfia.

Nadie lava coches rentados

Marzo 4, 2010

Hace exactamente un año parecía que la economía mundial corría el peligro de un colapso como no había ocurrido desde la Gran Depresión. Ese riesgo parece haber sido conjurado. Pero, como en el caso de un enfermo que vio de cerca la muerte, la cura deja frecuentemente secuelas delicadas.

Grecia siempre al principio de la historia

Febrero 17, 2010

El famoso economista John Kenneth Galbraith decía que pocas cosas son tan tentadoras para un escritor como repetir, con admiración, lo que antes dijo. Por favor, perdóneme por sucumbir a tan bajo impulso.

Si usted está entre el grupo masoquista que lleva mucho leyendo mis comentarios, le consta que desde hace años he estado hablando sobre los problemas del desbalance europeo, en el cual conviven países productivos y superavitarios, como Alemania, con países que no lo son y son deficitarios como es el caso de Grecia.

Obama y las políticas políticas (2)

Febrero 10, 2010

La reforma prevista por Volcker intenta retomar algunas de las restricciones que se perdieron cuando la ley Gramm-Leach-Bliley sustituyó en 1999 a la ley Glass Steagall de 1933 que separaba las funciones de los bancos comerciales de las de los bancos de inversión.

En resumen, lo que Glass Steagall hizo fue crear el FDIC, entidad encargada de garantizar los depósitos bancarios y proveer de financiamiento a los bancos mediante el descuento de créditos otorgados por éstos, para darles liquidez.

Obama y las políticas políticas (1)

Febrero 4, 2010

¿Ha visto usted la película Good Night and Good Luck de George Clooney? Trata sobre el pleito entre Edward Murrow, un célebre comentarista de noticias en los años sesenta, y el senador Joseph McCarthy en la inquisitorial época, bautizada en su “honor”, del Macartismo. Independientemente de docenas de aspectos interesantes de la película, uno me llamó la atención: el lenguaje con el que Murrow se dirigía a sus televidentes.

El Año de los Cisnes Negros (3)

Enero 25, 2010

Para entender por qué es tan negativo un entorno deflacionario cuando se tiene deuda alta, es quizá más fácil explicarlo a partir de la situación opuesta. Imagine el caso de una empresa que debe un millón de euros y tiene que pagar una tasa de seis por ciento por el crédito. Si hay inflación de cuatro por ciento, la tasa real que se paga es de sólo dos por ciento. En el extremo, si la inflación es mayor que la tasa del préstamo, se acabará pagando más euros nominalmente, pero el poder adquisitivo de éstos será menor. En términos reales, se paga menos.

El Año de los Cisnes Negros (2)

Enero 21, 2010

Cuando era niño y mi mamá me mandaba al mercado, algo que hacía el trayecto más entretenido era elegir alguna piedrita para irla pateando a lo argo del camino. Uno sabía que, patada tras patada, la misma piedra iba a estar ahí más adelante.

Parece que ése también era el juego favorito de la clase política de nuestra generación.