Jenni Rivera y el macho

Estuve ayer en el homenaje público a Jenni Rivera. La cantante de banda que hizo historia al convertirse en la primera gran figura femenina de su género. Más de 6 mil fanáticos acompañaron a la familia Rivera en una ceremonia que combinó la música que hiciera famosa a la cantante y la notable devoción cristiana de los suyos. La figura de Jenni Rivera es interesante por muchas razones. Rivera mantenía un vínculo cercano con su comunidad que es, a todas luces, infrecuente, al menos entre figuras públicas de su calibre. Su música tenía una candidez que, por momentos, podía rayar en lo grotesco. Pero fue precisamente esa apertura irrestricta de su vida personal la que le ganó el aprecio de millones, sobre todo mujeres. Los testimonios de las fanáticas de Rivera son conmovedores. Pero también preocupantes. Después de todo, con frecuencia, Rivera cantaba en protesta por el maltrato sistemático y diverso de los hombres en su vida. No había en sus letras victimismo alguno: lo suyo no era el lamento. Rivera le cantaba, en cambio, a la reivindicación de la fortaleza de la mujer frente a la infidelidad, el abuso o la simple y llana estupidez masculina. “Ella nos enseñó a ser fuertes”, me dijo una desconsolada seguidora de Rivera durante la ceremonia: “Si ella pudo aguantar todo lo que vivió, nosotros también”. Ese “lo que vivió” se refiere básicamente a una serie de repugnantes episodios de atropello masculino, desde el abuso sexual de una de sus hijas hasta la divulgación de un video erótico producto de un supuesto robo. Bajo cualquier parámetro medianamente civilizado, la vida de Jenni Rivera debería ser una anomalía, sus anécdotas episodios ajenos para el promedio de las mujeres. Pero, a juzgar por la enorme repercusión que la cantante y sus historias encontraron entre millones de mujeres hispanas, la descripción de cómo “aguantar” una vida de maltrato al lado de hombres ingratos e infieles sigue teniendo, en pleno siglo XXI, vigencia. Y esa es una mala noticia. Por eso, celebro —y extrañaré— el énfasis que Jenni Rivera ponía en el fortalecimiento de la mujer latina, pero lamento profundamente que eso revele la obstinada prevalencia del “macho”: ese hombre desobligado y agresivo que, con toda justicia, exhibió en sus canciones.

Comentar ›

Comentarios (13)

Mostrando 13 comentarios.

Qué lástima que la mujer tenga que recurrir a Jenny Rivera para entender sus emociones.... eso si es reallmente preocupante, entonces ¿dónde están las enseñanzas de una madre o de una abuela?, la cultura de acudir a un terapeuta o hasta de tomar un libro que encalme las aguas tempestuosas de las crisis emocionales.... claro es más fácil escuchar a Jenny Rivera.

Ya vieron el extraño video donde un psiquico se comunica con Jenni durante 1 hora:

http://www.dailymotion.com/video/x27a5uu_entrevista-al-espiritu-de-jenni...

http://elmensajerosolitario.org/blog_521507_Entrevista-al-Espiritu-de-Je...

se los dejo por si no lo han visto.

¡Sea por Dios y venga más!

Laura Esquivel

 

Toda la culpa de mis desgracias la tiene la Chole. Apolonio es inocente, digan lo que digan. Lo que pasa es que nadie lo comprende. Si de vez en cuando me pegaba era porque yo lo hacía desesperar y no porque fuera mala persona. Él siempre me quiso. A su manera, pero me quiso. Nadie me va a convencer de que no. Si tanto hizo para que aceptara a su amante, era porque me quería.

http://mujeresylasextaorg.wordpress.com/2008/02/12/un-cuento-de-laura-esquivel/

la gente siempre se apoya en quien mas se identifica y la mujer de cualquier nivel social o economico y yeni rivera era un personaje en la farnadula para muchas un modelo a seguir clasico  estereotipo de la mujer latina y por siempre la gente busca padrones de conducta a seguir y mas en la union americana donde hay tanto latino con tantos problemas de  conducta y sociales una gran carencia de valores hay en ello.

Es preocupante, aunque no inesperado, la vulgarización de la muerte de una cantante. La influencia que tiene la Sra. Rivera ( de acuerdo a un reportaje tuvo múltiples parejas que la golpearon y se aprovecharon de ella y su último marido, separado por sospechas de abuso a una hija ) entre sus seguidoras sólo evidencia la ignorancia, irresponsabilidad y superficialidad con que enfrentan los problemas del machismo. La pobreza y "humildad" de sus seguidoras sólo las justifican como víctimas al ser golperadas o violadas por un miserable la primera vez. De la segunda en adelante es total responsabilidad de ellas. Si quieren respeto hay que planear tener una pareja ( no elegir al primer imbécil que les hable bonito, hay que conocer sus costumbres, a su familia, a sus amigos ), hay que tener comunicación con la pareja ( compartir las responsabilidades, tomar en conjunto decisiones ), hay que no perdonar la violencia ( la primera te la paso, en cuanto vea venir la segunda te largas ) y hay que educar a los hijos/hijas en igualdad de términos para no crear hijos machos e hijas sumisas. Si las mujeres siguen siendo cobardes, dependientes e interesadas, seguiran habiendo "hombres" que se aprovechen de ellas. Cuando este tipo de "hombres" vean que las mujeres ya no les creen todo, que ya no les soportan todo, que les exigen respeto, que no toleran infidelidades, entonces se van a adaptar a nuevas y mas justas circunstancias. Hay que recordar que el predominio del hombre se forjó por su capacidad para proveer. Las mujeres ya son capaces de esto. La educación que lleguen a tener no es un requisito: es el sentido común, un mínimo grado de dignidad y el deseo de salir adelante. Ante los casos terribles de mujeres con maridos golpeadores, hay miles de casos de mujeres trabajadoras que salieron adelante con sus propios medios ( solas o con nuevas y mejores parejas ).

Irónico: La mujer es la que elige ( la que da el "si" ) al hombre. Que privilegio tan desaprovechado!

Te felicito,  me gusto tu comentario. Felices fiestas.

Ningún golpeador se presenta al principio como tal. Como cualquier psicópata al principio son encantadores.Ya que la mujer está bien enamorada,o casada, o con los niños, es cuando sacan el cobre.

Nunca voy a olvidar esa perla de sabiduría que La Gran Señora le soltó a una fiel seguidora, entusiasta pero también latosa: "Mire m'ija, yo estoy aquí cantándole con este frío, en vez de estar en un hotel haciendo un bebito..."  Y claro: después de apostrofarla, la bañó de cerveza.

Da pena leer que una persona con tal nivel de vulgaridad sea una especie de súper yo del imaginario colectivo de la gran masa... casos de violencia y mujeres que la padecieron y superaron hay muchos por admirar. Da pena seguir haciendo apología de la muerte y santificar a los imperfectos cuando ya no están. Peor: escribir de ello.

Totalmente de acuerdo contigo. La existensia del machismo no es ninguna novedad y Jenni Rivera era solo una vulgar pseudocantante y no la mujer fuerte y hasta feminista que algunos quieren hacer creer. Mas que nada el sufrimiento de sus fans revela la ignorancia y falta de cultura, promovida por la television, de nosotros los mexicanos. Que tristeza.

Apenas enunciado un problema profundamente complejo y extendido. Pero se agradece, señor Krauze,
la reflexión antropológica que va más allá de los lugares comunes de un suceso de la "farándula".

Los comunicadores, como usted, podrían trabajar en un cambio a gran escala. Es un privilegio (ya quisiera yo esa influencia que sólo puedo tener a nivel individual ínfimo) y también una responsabilidad inaplazable.
Urge esa gran conversación cultural sobre el machismo y sus víctimas.

Ojalá.

Lo saludo y le deseo lo mejor.

Desgraciadamente no es una anomalia. Ersonalmente conozco tres casos e muejres que ueron violadas, dos que sufrian golpes, en internet se cuentan por miles los videos grabados a escondidas. Conozco una mujer que terminó divorciandose dos veces porque el primer mario la golpeaba y el segundo la engañaba.

si la mujer tiene hijos sus parejas las presionan para deshacerse de ellos porque "les estorban". Pero lo que más les lastima es la falta de compromiso de los hombres. Las muejres no necesariamente buscan matrimonio, pero si un compromiso estable a largo plazo, sobretodo si hay hijos de por medio.

Muy acertado su comentario.  La realidad es que muchas mujeres simplemente busacan es un compromiso estable que proporciones compañía y básicamente que permita aligerar el peso que a veces tiene la vida.

 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación