artículo no publicado
  • La obsesión mexicana por tener casa propia afecta de muchísimas maneras a la población, tanto en tiempo como dinero. Es hora de pensar en otro modelo.
  • Medir el valor económico de la biodiversidad puede fomentar su conservación. Estudios como los que ha realizado un científico mexicano ayudan a ponerle precio a la contribución de las especies a la actividad humana.