artículo no publicado
  • La política de la nostalgia supone que el pasado puede dividirse en edades y que es posible volver a un momento anterior. En un mundo que no es como debería ser, hay cierto solaz en esperar un nuevo giro, un acontecimiento que ponga las cosas en orden.
  • Sumisión no es una novela antimusulmana, como muchos han pregonado. Deudora del pesimismo europeo, imagina un país que se rinde al credo religioso tras el fracaso de la promesa de la Ilustración.
  • Nunca, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el pensamiento político había sido tan superficial e incapaz de explicar su época. Perder el vocabulario de las ideologías y quedarnos con la simple fe en los “valores democráticos” ha empobrecido el debate.
  • Nunca desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, el pensamiento político había sido tan superficial e incapaz de explicar su época. Perder el vocabulario de las ideologías y quedarnos con la simple fe en los valores democráticos ha empobrecido el debate.
  • Leyó con originalidad a pensadores marginales; advirtió motivos intelectuales entre autores de épocas distintas; estudió, más que los éxitos, los fracasos de los filósofos. Berlin, a través de sus retratos intelectuales, creó una ciudad letrada en la que podemos volvernos más sabios.
  • Los problemas económicos y el desprestigio de la política han generado en numerosos países desencanto hacia el sistema democrático. Al mismo tiempo, hemos aceptado que la democracia es el único sistema posible, o el único sobre el que sabemos pensar. En este ensayo, Mark Lilla recuerda que no siempre fue así y alerta sobre los peligros que plantean unas expectativas demasiado altas.
  • Los problemas económicos y el desprestigio de la política han generado en numerosos países desencanto hacia el sistema democrático. Al mismo tiempo, hemos aceptado que la democracia es el único sistema posible, o el único sobre el que sabemos pensar. En este ensayo, Mark Lilla recuerda que no siempre fue así y alerta sobre los peligros que plantean unas expectativas demasiado altas.